27 de Feb de 2020

Redacción Digital La Estrella

Opinión

El Partido Popular en el 2014

Existe una crisis en la política. Por primera vez, desde la restauración de la democracia, el Partido Panameñista y el Partido Revoluci...

Existe una crisis en la política. Por primera vez, desde la restauración de la democracia, el Partido Panameñista y el Partido Revolucionario Democrático (PRD) están en oposición, a la misma vez. El que está en gobierno, el CD, se destaca por un crecimiento irreal con la compra de tránsfugas, y es reconocido por un gobierno que tiene el poco honroso título de retrotraer los valores democráticos, la transparencia y la lucha contra la corrupción.

Me parece bien que desde afuera nos vean con buenos ojos, pero desde adentro tenemos que hacer un trabajo democrático para no perder la democracia liberal, y desde casa, desplazar a los vendepatria y los corruptos. Que en lo económico nos esté yendo bien, no significa que nos vaya bien en lo político y en lo social. Ningún billete vale más que la Democracia.

Pero volviendo al tema, veamos lo que sucede en el país. El PP, a diferencia del FAD, cuyo verdadero nombre debe ser Frente amplio por el Comunismo o el Socialismo (FAC o FAS) está legalmente constituido, con plenos derechos de postulación a candidatos a puestos de elección. Por primera vez hace dos décadas, tenemos un candidato presidencial propio en la figura de nuestro presidente del colectivo. El mayor baluarte del PP es la unidad, debido a que en nuestras filas tenemos la disidencia necesaria, pero juntos con los proyectos que menciono a continuación.

Somos el único partido, que tiene un nuevo proyecto histórico, aprobado en el último Congreso Programático, Estatutario e Ideológico, que es llevar a Panama al Primer Mundo en una generación, o que es lo mismo, tener un país desarrollado y con calidad de vida para todos. Esto nos da una razón de existencia más allá del plano electoral, convirtiéndonos en un partidos de ideas, y no de chequeras.

En el plano ideológico, hemos rescatado los valores socialcristianos. Toda persona que se inscriba en el mismo, previamente tiene que conocer nuestros ideales, y no después. Ser consecuente con nuestros principios nos da, y nos dará, credibilidad. Nos hemos enfocado en la capacitación política, para tener políticos y no demagogos. Si la educación es la clave para desarrollar Panama, ¿cómo no va a ser la fórmula para salvar la clase política? ¿Que el PP también tiene debilidades? Claro, pero para eso dejemos el trabajo al Call Center del CD, cuya máxima dirigencia ha hecho de ese partido que no sea ni cambio, ni democrático. Hay buenos panameños en el CD, pero, lamentablemente, ahí impera la plutocracia.

Ante la crisis existente, y la mala calificación de la política, el Partido Popular, el de la estrella verde, será una opción para los panameños en el 2014, y en las elecciones posteriores. Lo anterior fortalece, el pluralismo democrático y el abanico de opciones. Ayudaremos a que no se complete el mediocre refrán de que ‘en país de los ciegos, tuerto es el rey’.

Tenemos posibilidades de ganar la Presidencia de la República, pero seguro ganaremos múltiples alcaldes, representantes y diputados.

¿Algunos me acusarán de soñador? Por supuesto, sueño y quiero un mejor país. Si usted es de esos que no sabe qué trata la política y no tiene sueños, agradezco se aleje de esta actividad, debido a que evidentemente está en ella solo para enriquecerse.

Queremos hacer todo esto no porque es fácil, si no, precisamente, porque es difícil.

ABOGADO Y SUBSECRETARIO GENERAL NACIONAL DEL PP.