Temas Especiales

29 de Nov de 2020

Redacción Digital La Estrella

Opinión

Persisten salarios de hambrunas

El Decreto Ejecutivo 240 promulgado por el Ejecutivo, que fija las tasas de salario mínimo para el período 2012-2013, constituye una nue...

El Decreto Ejecutivo 240 promulgado por el Ejecutivo, que fija las tasas de salario mínimo para el período 2012-2013, constituye una nueva burla del gobierno a la clase trabajadora. Tal como lo advertimos no podíamos esperar otra cosa de un gobierno patronal.

En el caso del salario mínimo inferior, que será de B/. 1.22 la hora, el mismo no logra cubrir siquiera el costo de la cesta de alimentos cuyo valor mensual es de B/. 297.13. Es decir, violenta el precepto constitucional que señala que el mismo debe cubrir las necesidades vitales del trabajador y su familia. Es decir, se sigue fomentando fuerza de trabajo barata, por ende tenemos trabajadores mal nutridos a los que se les exige productividad.

En el caso del salario mínimo en el servicio doméstico, el mismo queda B/. 100.00 por debajo del costo de la canasta de alimentos. Es decir un salario de hambre.

Por otro lado, mientras que el asalto a las arcas del Estado se incrementa, el gobierno insiste en excluir a los funcionarios públicos, lo que resulta una política absurda ya que el costo de vida sube sin hacer diferenciación de la fuente de empleo.

El Decreto Ejecutivo 240 acentúa las inequidades salariales, al mantener 11 salarios mínimos en la región 1 e incrementar de 15 a 17 salarios mínimos diferentes en la región 2.

La nuevas clasificaciones, so pretexto de aplicar la ‘Clasificación Industrial Nacional Uniforme de todas las Actividades Económicas, 2010’ (Artículo 3 del Decreto Ejecutivo), cuyo finalidad es otra, implican en algunos casos reducción de salarios en la actividad económica, tal es el caso de la Construcción cuyo salario mínimo legal era de B/. 2.00 por hora hoy es B/. 1.43 por hora; similar situación sucede con la nueva clasificación de ‘agroindustria’.

Lo presentado por el gobierno, no constituye aumento de salario mínimo, solo alcanza ajustar los salarios mínimos pero el mismo no cubre siquiera la pérdida del poder adquisitivo de los salarios, mucho menos considera la tendencia inflacionaria, tampoco tomó en cuenta que para el 2012 está planteado un aumento en el precio del servicio del transporte público del 80% y para el 2013 aumenta la cuota obrera a la seguridad social (De 9% a 9.75%).

Lo acontecido demuestra una vez más que la fijación de salarios dignos para los trabajadores no será alcanzado en gobiernos que tienen puesta su mirada en sus propios intereses, que son empresariales. La atención a esta vital demanda social solo será alcanzada en la medida que podamos garantizar la construcción de un proyecto de desarrollo nacional y social. Ello solo es posible ante una alternativa electoral distinta a la partidocracia que fomenta la corrupción y violenta los derechos humanos de panameños y panameñas.

Este nuevo año está lleno de retos, de luchas, de sacrificios en el que forjamos nuestra alternativa político electoral, el Frente Amplio por la Democracia, en medio de un Código Electoral antidemocrático. El 2012 es un año de Esperanza.

SECRETARIO GENERL DE CONUSI-FRENADESO