Temas Especiales

25 de Jan de 2021

Redacción Digital La Estrella

Opinión

El éxito académico de colectivos vulnerables

En la sociedad actual debe ser innegable reconocer que la igualdad de acceso y permanencia exitosa a la educación, constituye un imperat...

En la sociedad actual debe ser innegable reconocer que la igualdad de acceso y permanencia exitosa a la educación, constituye un imperativo ético fundamental. Este principio representa uno de los logros fundamentales en la lucha histórica por la vigencia de los derechos humanos universales.

Habiendo logrado metas importantes de cobertura de la educación básica, naciones como Panamá se encuentran empeñadas en ampliar los horizontes de oportunidades de educación para todos en los niveles medio y superior que, en algunos países desarrollados, ya representan estadios superados, que se esfuerzan por mantener.

En este sentido, es importante reconocer los colectivos humanos rezagados de las oportunidades de educación, así como las barreras socioeconómicas e institucionales que les impiden ingresar y mantenerse estudiando con éxito dentro del sistema.

Con este propósito, durante los días 27, 28 y 29 de febrero pasado, se reunieron en la sede de la Universidad Especializada de las Américas (UDELAS), 35 representantes de universidades y organismos académicos iberoamericanos, convocados en el marco del proyecto ACCEDES (El acceso y el éxito académico de colectivos vulnerables de riesgo en Latinoamérica).

Esta reunión cuya coordinación estuvo a cargo de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB), contribuyó a poner en común los objetivos del Proyecto ACCEDES, así como a definir las estrategias y tareas esenciales que aseguren elevar los niveles de matrícula y sobrevivencia eficaz de colectivos vulnerables en la educación superior.

El caso de Panamá permite un abordaje desde múltiples dimensiones. Un país rico, con una biodiversidad extraordinaria, un envidiable sistema logístico internacional, que está marcado por una reconocida desigualdad social, con la existencia de colectivos humanos vulnerables en entornos de riesgos que están cada vez más cerca de la exclusión. De especial mención son los grupos indígenas en su casi totalidad en pobreza extrema, los jóvenes y trabajadores rurales pobres, así como adolescentes de los espacios urbano marginales.

Para todas estas personas la educación superior debe plantearse, no solo como un servicio que se ofrece a quienes puedan pagar por él, sino, fundamentalmente, como un bien público al que tienen el derecho humano que les asiste como personas. Así, la educación superior se torna en una valiosa herramienta para desarrollar competencias, que les permite a las personas vivir dignamente y trabajar en una sociedad que demanda progresivamente de nuevas destrezas, conocimientos y actitudes de su gente para avanzar.

Los colectivos humanos más vulnerables deben tener opciones de formarse en las instituciones de enseñanza superior, para lo cual es importante considerar la incertidumbre y el riesgo de los hogares respecto a su bienestar futuro. El estado de inseguridad social puede afectar el acceso y permanencia en los estudios superiores. La transición de la media a la superior es con frecuencia, en este país, un obstáculo para que muchos jóvenes alcancen sus sueños de estudios superiores. Cuando la juventud no tiene acceso o abandona tempranamente la educación media antes de concluirla; y cuando la baja calidad de la educación recibida en la enseñanza media les impide cumplir los requisitos básicos del nivel superior, estamos frente a un problema de inseguridad y riesgo, para las generaciones futuras.

Igualmente ocurre cuando las instituciones de estudios superiores impiden el acceso de los indígenas, los grupos más pobres, las personas con discapacidad y personas que trabajan. Cuando las ofertas académicas son débiles en pertinencia para estos grupos y los mecanismos académicos no aseguran la sobrevivencia y éxitos de sus estudios, estamos, asimismo, frente a este problema de inseguridad académica de nuestros colectivos vulnerables.

En buena hora la Unión Europea ha impulsado iniciativas como las del proyecto ACCEDES, que permiten identificar y dar visibilidad a estos colectivos humanos vulnerables. Grupos de personas que por diversas vías necesitan incentivos y condiciones apropiadas para participar en su propia superación personal y académica, porque cuentan con la inteligencia y las potencialidades para demostrar que pueden asumir el desafío de ser buenos profesionales con ciudadanía plena en este país.

DOCENTE UNIVERSITARIO.