Temas Especiales

23 de Jan de 2021

Redacción Digital La Estrella

Opinión

Balance de lucha indígena

La cacique general de la Comarca Ngäbe-Bugle, honorable Silvia Carrera, ha hecho un balance de la jornada de lucha emprendida desde ener...

La cacique general de la Comarca Ngäbe-Bugle, honorable Silvia Carrera, ha hecho un balance de la jornada de lucha emprendida desde enero de 2011 hasta la actualidad, el cual es como sigue:

Entre el 27 de enero y el 2 de marzo de 2011 sucedieron fuertes enfrentamientos entre antidisturbios de la Policía Nacional y el Pueblo Ngäbe-Buglé, que lucha por una ley especial que declare su territorio libre de industrias minera e hidroeléctricas. Ha pasado un año y otra jornada de lucha deja una nueva situación.

¿Qué se ha logrado?

El primer acuerdo con el Gobierno fue que éste aparentemente aceptó los reclamos del Pueblo Ngäbe-Buglé en el tema minero. En el tema hidroeléctrico no hubo acuerdos.

El 29 de enero de 2011 la dirigencia del Pueblo Ngäbe-Buglé reafirmó su propuesta integrando expresamente el nombre de los demás proyectos hidroeléctricos en su Comarca y áreas anexas, además del conflictivo Proyecto ‘Barro Blanco’, sobre el río Tabasará. El Gobierno contraatacó argumentando que excedían sus demandas iniciales. Sin embargo, esto figura en el acuerdo de San Félix de 2011 y los documentos recientes en la mesa de diálogo.

Se dio una violenta provocación del Gobierno para hacer levantar de la mesa de diálogo a la dirigencia Ngäbe-Buglé.

El jueves 1 de marzo del presente, en una clara acción de provocación contra manifestantes pacíficos de los pueblos Ngäbe y Buglé, agentes de seguridad de la Asamblea de Diputados dispararon municiones de perdigones, dejando cuatro (4) heridos. La intención era provocar que la dirigencia ngäbe-buglé se levantara de la mesa de diálogo.

Por su parte, el ministro de la Presidencia, Jimmy Papadimitriu, dijo que si se rompía el diálogo, ‘todo lo acordado se perderá’. La dirigencia Ngäbe-Buglé respondió que entonces la voluntad de diálogo del Gobierno era falsa, porque, si era honesta, debía c umplir con lo acordado, quedando en debate lo no acordado a resolverse en otro momento.

La dirigencia ngäbe-buglé, y su pueblo, mostraron gran sabiduría política no levantándose de la mesa de diálogo, exigiendo, además, el traslado de los diálogos a la Ciudad del Saber, un lugar que impide al Gobierno continuar saboteándolos desde fuera.

El Gobierno quiere acabar con el diálogo porque éste lo desgasta. Cada día que pasa el diálogo desgasta políticamente al Gobierno de Ricardo Martinelli, porque nadie cree en su honestidad, ha mentido tanto que todo lo que dice es mentira. El gobierno necesita acabar con el diálogo pronto, pero el Pueblo Ngäbe-Buglé es sabio.

EDUCADOR