22 de Feb de 2020

Redacción Digital La Estrella

Opinión

Carta a mis copartidarios

‘No me interesa lo que ocurra en el 2014. sólo quiero ser candidato’. Ese es el mensaje que están mandando varios precandidatos del PRD.

‘No me interesa lo que ocurra en el 2014. sólo quiero ser candidato’. Ese es el mensaje que están mandando varios precandidatos del PRD.

En nuestro partido se ha desatado una lucha intestina, que, si continúa, muchos copartidarios votarán por otros partidos en el 2014. La consigna parece ser: ‘Que gane cualquiera, menos mi contendor en las primarias del partido’.

La unidad de que tanto nos vanagloriábamos, hoy es parte de nuestra historia. Da grima ver cómo un copartidario se refiere a otro en términos saturados de odio. Entendámoslo, nuestros adversarios se encuentran en otros partidos. No en el PRD.

Es imperativo que arriemos la bandera de la violencia verbal con que se tratan muchos precandidatos, violencia que se ha extendido a sus respectivos seguidores.

Si no actuamos con inteligencia, si nos dejamos llevar por las pasiones, si nos domina el deseo de venganza, vislumbro ver sentados a mis copartidarios en el 2014 lamentándose por los errores cometidos y por haber perdido las elecciones.

Mientras el sentido común y la lógica recomiendan trabajar para obtener la mayor cantidad de votos, muchos perredés no escatiman esfuerzo por hacer disminuir el número de votos que supuestamente debemos obtener en las próximas elecciones.

Actuar con inteligencia es dedicar nuestros esfuerzos a lograr la unidad del partido, a entender que sólo la unidad nos llevará a ganar en el 2014 la Presidencia de la República, el mayor número de curules, alcaldías y representantes de corregimiento.

Nuestro guía espiritual, OMAR TORRIJOS HERRERA, fue en gran conciliador.

Siempre mantuvo el equilibrio para resolver conflictos e hizo uso de la palabra adecuada para resolver las desavenencias. Por ello, sumó a sus filas a muchas personas que pertenecían a corrientes de pensamiento aparentemente irreconciliables. Mientras estuvo vivo no se produjo nada de lo que está destruyendo las bases mismas del partido. Mientras mantuvimos como norte el pensamiento de OMAR, el PRD fue un partido fuerte, combativo.

Por ello, me pregunto y pregunto a mis copartidarios ¿cuántos pensamos y actuamos como quiso nuestro gran líder OMAR TORRIJOS HERRERA?

No busquemos nuestros enemigos en otros partidos, porque ese GRANDÍSIMO ENEMIGO es el divisionismo que está corroyendo las bases mismas del PRD.

Manejemos con luces largas. Debemos llegar unidos al 2014. No nos destruyamos mutuamente. Ningún valor tiene que pretendamos determinar quién tiene la razón. LO IMPORTANTE ES PONER UN ALTO A LA LUCHA INTESTINA.

Si usted quiere ser un perdedor, no cuente conmigo. ¡El 2014 nos está mirando!

*EX FISCAL DEL TRIBUNAL DE HONOR Y DISCIPLINA P.R.D.