Temas Especiales

25 de May de 2020

Redacción Digital La Estrella

Opinión

Partidocracia criolla

A la usanza de la partidocracia criolla, el domingo 1° de julio al cumplir tres años de mandato, el partido Cambio Democrático realizó u...

A la usanza de la partidocracia criolla, el domingo 1° de julio al cumplir tres años de mandato, el partido Cambio Democrático realizó una concentración en la Plaza 5 de Mayo. La intención, demostrar que aún se tiene poder de convocatoria y contrarrestar la lluvia de críticas y protestas escenificadas por diversos sectores de la sociedad, en rechazo a acciones inconsultas protagonizadas por el actual gobierno.

Paralelamente a ese evento, se daba inicio al cuarto periodo legislativo ordinario 2012/13, con la escogencia de Sergio Gálvez, del partido Cambio Democrático, como presidente de la Asamblea Nacional de Diputados.

Este hecho no resultó sorpresa para la ciudadanía, toda vez que se repite la misma historia de administraciones pasadas, donde el Ejecutivo decide quién será elegido para defender sus intereses particulares y partidistas, desde el Hemiciclo Legislativo.

En el acto protocolar, al hacer uso de la palabra Monseñor José Domingo Ulloa, Arzobispo de Panamá, expresó que frente a los últimos acontecimientos acaecidos la Iglesia no puede quedarse al margen de la lucha por la justicia social, por lo que extendió un puente para encontrar la reconciliación y paz, mediante un diálogo transparente.

Se hizo eco de la preocupación del pueblo, cuando señala que se requiere una nueva cultura política, donde impere la equidad, justicia y solidaridad, motivo por el cual llamó a ese Órgano del Estado a legislar por el bien común.

El diputado Gálvez, nuevo presidente de la Asamblea, manifestó que impulsará cambios al reglamento interno, con el propósito hacer más ágiles los debates y evitar nuevos enfrentamientos de violencia física y verbal.

Frente al discurso emitido por el actual presidente de la Asamblea de Diputados, crece ahora la preocupación de cara a la tradicional conducta de ausentismo e implementación de cambios, en detrimento de las minorías de ese Órgano del Estado.

El presidente Ricardo Martinelli en su ‘Informe a la Nación’ hizo un breve recuento de la crisis mundial que se escenificaba al asumir la Presidencia, y acotó que ahora está peor. Sin embargo, indicó ‘... las medidas aplicadas por mi gobierno y la capacidad demostrada han hecho que Panamá no se haya visto afectada’.

Aseguró que nunca un gobierno había invertido tanto en la familia panameña. Detalló un sinnúmero de beneficios y obras que ascienden a más de $13000 millones, ejecutados en estos tres años, tras la frase de: ‘pueblo panameño aquí está la plata de tus impuestos’, al final de cada intervención.

En esta ocasión, el discurso del presidente estuvo dirigido a reconocer sus errores y rectificarlos, e hizo un llamado a la unidad.

La expectativa frente a este discurso no fue satisfactoria. Miembros de partidos políticos, organizaciones y sociedad civil concuerdan en que no hizo referencia a temas prioritarios para la Nación como: el fortalecimiento de las instituciones democráticas (Reformas Electorales), déficit presupuestario, diálogo sobre la venta de acciones electricidad y telefonía, tierras de Zona Libre y la eliminación de la Sala V, en la Concertación Nacional, tampoco al aumento de la luz (1.25%) y la disminución del susidio estatal de 500 Kw/h a 401 Kw/h (que recibirán doble aumento), entre otros.

*ECONOMISTA Y EDUCADORA.