Temas Especiales

29 de Sep de 2020

Redacción Digital La Estrella

Opinión

¿Por qué Mitchell Doens?

En el acto masivo en el que anunció oficialmente sus aspiraciones a la Secretaría General del PRD, Mitchell Doens dijo que era una decis...

En el acto masivo en el que anunció oficialmente sus aspiraciones a la Secretaría General del PRD, Mitchell Doens dijo que era una decisión que tomaba a conciencia y con la más profunda convicción. ‘De mí pueden decir lo que quieran, pero no soy ni cobarde, ni traidor’, subrayó Mitchell.

El Colón que lo vio nacer y el barrio Calidonia, donde creció, guardan relación histórica con su desarrollo. Vivió la confrontación de enero de 1964, y el golpe militar cuatro años más tarde lo encontró en la carrera de Economía de la Universidad de Panamá, donde antes había experimentado con intensidad la agitación que causó el asesinato del dirigente estudiantil colonense Juan Navas Pájaro. Entonces era miembro de la Federación de Estudiantes de Panamá, del Frente de Reforma Universitaria y de las juventudes del Partido del Pueblo.

El golpe militar de 1968 le significó cinco meses de cárcel y luego la clandestinidad. Tras el fallido intento por derrocarlo en diciembre de 1969, el general Omar Torrijos se trazó el proceso de descolonización y de gobernar en favor de los sectores populares, metas con las que Mitchell se identificó.

Al terminar sus estudios, se integró al equipo de economistas del Ministerio de Educación que tomó parte en la reforma educativa, y luego en el Proyecto para el Desarrollo Integral del Bayano, en el que se puso en marcha un concepto inclusivo de desarrollo nacional.

Mitchell perteneció desde sus orígenes al PRD, como parte de la Comisión Política y del Directorio Nacional. La muerte de Torrijos, en julio de 1981, produjo una confrontación política, porque dirigentes como Mitchell no estaban dispuestos a conciliar con el proceso de destorrijización que encabezó la cúpula militar y que culminó en la invasión estadounidense de 1989. Su decisión de no exiliarse, lo obligó a pasar meses en la clandestinidad. Así se inició el proceso de reorganización del PRD y se eligió a Ernesto Pérez Balladares como secretario general. Mitchell asumió el cargo de primer subsecretario. Con el triunfo del PRD y su candidato Pérez Balladares en 1994, Mitchell ocupó la cartera del Trabajo y participó en el establecimiento de una nueva relación con EE.UU. para retomar la estrategia de la transición del Canal.

Luego de la crisis interna del PRD, como resultado de la derrota electoral del 2009, Mitchell fue escogido como secretario general. Después de tres años de oposición firme y permanente, y del liderazgo probado y comprometido de Mitchell, el Partido es una opción real de poder. Ha renovado sus frentes de masas, y es visto como la esperanza de un futuro mejor para el país.

El resultado está en las encuestas. Hace casi tres años el PRD tenía un 12% de aceptación popular y actualmente cuenta con un 32% de la intención de voto, y está en la mejor posición para ganar las próximas elecciones.

En este proceso de renovación, Mitchell ha actuado con decencia, compromiso, amplitud y unidad. Sus convicciones lo identifican como un torrijista al que nadie puede ponerle precio. Su propuesta es la del Partido permanente, sobre todo al ganar el gobierno. Por ello, no tiene aspiración electoral nacional alguna, sino llevar al PRD al triunfo en las próximas elecciones, para cumplir la etapa social del torrijismo y concretar el país con equidad y justicia, con el Partido junto al pueblo panameño del cual somos parte.

Su experiencia, capacidad y claridad doctrinal para la complejidad política que vive el país, están al servicio de nuestro Partido y de la Nación. Ganar el gobierno sin entregar el Partido a Ricardo Martinelli y garantizar la democracia, son tareas que exigen conformar un CEN capaz y comprometido. Los delegados al Congreso Nacional Ordinario, tienen en Mitchell la entereza, voluntad y decisión de acción para cumplir esa responsabilidad.

MIEMBRO FUNDADOR DEL PRD.