Temas Especiales

04 de Jun de 2020

Redacción Digital La Estrella

Opinión

CONUSI en su V Congreso Nacional

Este fin de semana la Confederación Nacional de Unidad Sindical Independiente (CONUSI), llevó adelante su quinto congreso nacional ordin...

Este fin de semana la Confederación Nacional de Unidad Sindical Independiente (CONUSI), llevó adelante su quinto congreso nacional ordinario, dedicado a la memoria del compañero Eustaquio Méndez, obrero de la construcción y directivo del Suntracs.

CONUSI surgió el 21 de noviembre de 1998, al calor la gran lucha de 1995 que liderizaran las 49 organizaciones contra las reformas al Código de Trabajo, donde el gobierno represor del PRD encarcelara a más de 500 trabajadores y donde perdieran la vida cuatro obreros.

A partir de la lucha contra las reformas al Código de Trabajo, que dio origen a la Ley 44, CONUSI se presenta como una instancia que plantea la necesidad de impulsar el proyecto sindical clasista, que cuestiona el conciliacionismo de la dirigencia tradicional y que impulsa la práctica de que ‘la defensa de la clase obrera, se da de caras a los obreros y con la participación de estos en la toma de decisiones y en los procesos de lucha’.

CONUSI, se levanta como organización que brinda esperanzas reales a los trabajadores en su lucha por revertir las leyes anti-obreras, alcanzar nuevas reivindicaciones y como contrapartida a la dirigencia entreguista y corrupta.

La Confederación como parte de los sectores populares, hemos estado prestos a participar en las jornadas de luchas del pueblo panameño en defensa de la soberanía, la democracia, los derechos humanos, en fin, de los intereses de las grandes mayorías marginadas de este país y por consolidar la nación panameña.

Con firmeza hemos combatido la flexibilización laboral que impone la política económica neoliberal, favoreciendo la máxima ganancia de empresarios locales y transnacionales, en detrimento de las condiciones laborales y sindicales de los obreros, cuyos resultados han sido la pauperización de las condiciones de vida del pueblo trabajador y la precariedad del mercado laboral.

Esta realidad, ha sumido al 41% de los trabajadores en informalidad; más del 36% de la fuerza de trabajo devengando salario mínimo, el cual está por debajo del costo de la canasta de necesidades materiales de vida, sólo 53% de la PEA ocupada alcanza la categoría de ocupados plenos y el 30% de los trabajadores está contratado por tiempo indefinido (estabilidad del trabajo), imposición de ‘retiros voluntarios’ en el sector público, violación de las normas de salud y seguridad ocupacional; 30 años sin aumento de salario general; violación creciente del derecho de sindicalización; criminalización de la protesta social; persecución y represión a la dirigencia sindical. Es decir, todo un marco de violación de los derechos humanos y sindicales.

Situación que se agrava con el actual gobierno, al punto que la OIT ha tenido que levantar varios expedientes contra el gobierno panameño por despidos injustificados y violación a la libertad sindical, siendo Panamá colocada en la 100 Asamblea General de la OIT en el listado de los países más violadores de las libertades sindicales (puesto 25) y en la 101 Asamblea levantó la solidaridad del movimiento obrero mundial, que, en respaldo a los obreros panameños, deciden retirarse del recinto al momento que Ricardo Martinelli pronunciaba su discurso.

En este Quinto Congreso, CONUSI da pie al debate sobre la realidad nacional e internacional, la necesidad de levantar real democracia que pasa por la construcción de una verdadera alternativa electoral del pueblo panameño que rompa con la partidocracia que ha hecho de la esfera pública la principal fuente de sus negociados. Reflexiona sobre el devenir del movimiento obrero en el marco de los nuevos retos. Damos pie a la renovación de nuestras estructuras.

Finalmente, es importante recordar que la historia del movimiento obrero panameño, y en ella la de CONUSI, es la historia de una lucha dura y tenaz, de una lucha llena de heroísmo y de muchos sacrificios. En esta lucha ha habido ascensos y descensos, victorias y derrotas; lo importante es que seguimos luchando por la construcción de una sociedad más justa, equitativa, de pleno goce y respeto de los derechos humanos, laborales y sindicales.

SECRETARIO GENERAL DE CONUSI-FRENADESO.