Temas Especiales

23 de Sep de 2020

Redacción Digital La Estrella

Opinión

Entre diatribas y mentiras

Las próximas elecciones generales, para elegir nuevos gobernantes en Panamá, están fijadas para mayo de 2014. Sin embargo, a la fecha se...

Las próximas elecciones generales, para elegir nuevos gobernantes en Panamá, están fijadas para mayo de 2014. Sin embargo, a la fecha se desconoce con claridad cuáles son las reglas del juego que regirán este torneo electoral.

El Tribunal Electoral, en enero de 2011, presentó, para la consideración de la Asamblea Nacional de Diputados, la propuesta consensuada en la Comisión Nacional de Reformas Electorales, documento que supuestamente respetaría el gobierno.

Esta Comisión, con representación de partidos políticos instituidos y en formación, así como de diversos sectores de la sociedad civil, consensuaron 97 artículos, que según entendidos en la materia, brindan al país un nuevo Código Electoral más equitativo y con mayores oportunidades de genuina representación popular.

Aún cuando la Comisión culminó su labor en el tiempo previamente establecido y los magistrados del Tribunal Electoral entregaron la propuesta del proyecto de Reformas Electorales en el tiempo previsto para ser sometido a debate, dicho documento fue engavetado en la Asamblea.

Esta situación, unida a los acontecimientos producto de la ruptura de la alianza de gobierno, entre Cambio Democrático y Panameñistas, dilató aún más la posible realización de un debate sano de la propuesta de Reformas Electorales.

Miembros del gobierno, que ostentan el poder, arraigados a él, hacen o intentan cualquier artificio en busca de mantenerse, así sea reformando normas, leyes y hasta la propia Constitución, que, como en periodos anteriores tengan nombre y apellido.

Por otro lado, el nuevo presidente de la Asamblea Nacional, Sergio Gálvez, de Cambio Democrático, con el respaldo de la bancada oficialista, impulsa a tambor batiente entrar a debatir el proyecto de ley de Reformas Electorales, expresando interés por introducir modificaciones para eliminar, entre otros, el voto plancha e introducir la segunda vuelta electoral, a pesar del rechazo generalizado de la población.

Frente a estos hechos, organizaciones de la sociedad civil, congregadas en el Foro Ciudadano pro Reformas Electorales, han solicitado al Ejecutivo y a la Asamblea Nacional de Diputados, que el proyecto propuesto para modificar el Código Electoral sea discutido en el año 2015.

La ciudadanía está consciente de que, en estos momentos, no se vive un clima propicio para discutir las Reformas Electorales. Actualmente prevalecen intereses personales y partidistas por encontrar estrategias que permitan perpetuarse en el poder, sin importar realmente lo que convenga al pueblo. Se vislumbra que no respetarán lo consensuado en la Comisión de Reformas Electorales.

Un Estado realmente democrático se fortalece a través de la transparencia en sus actuaciones, así como de la participación de los ciudadanos en los asuntos gubernativos. El país está cansado de tanta politiquería, propaganda chabacana, irrespeto, persecuciones y amenazas. Requerimos de Estadistas que respeten la población.

No cabe duda de que la señal más positiva de todo gobierno, que se considera y practica la democracia, es el respeto a la voluntad popular. Escuchar la voz del pueblo, al proponer las posibles soluciones a sus problemas y tomar decisiones en base al entendimiento y la consulta, evitará la repetición de nuevos desaciertos, ayudará a recuperar la credibilidad perdida y será la garantía del fortalecimiento de nuestra incipiente democracia.

ECONOMISTA Y EDUCADORA.