Temas Especiales

25 de May de 2020

Redacción Digital La Estrella

Opinión

¡Chantaje a los C-3!

¿ Cuántos viajes presidenciales? ¿Cuántos escándalos de corrupción? ¿Cuántos megaproyectos no prioritarios? Este ha sido el viacrucis de...

¿ Cuántos viajes presidenciales? ¿Cuántos escándalos de corrupción? ¿Cuántos megaproyectos no prioritarios? Este ha sido el viacrucis del pueblo panameño. Miles de millones de dólares que no son usados para atender las demandas sociales de la población, sino para satisfacer los apetitos de máxima ganancia de los grupos de poder económico.

Según instituciones internacionales como CEPAL, la riqueza que hemos producido los panameños alcanza para que cada uno de los 3.4 millones de habitantes reciba anualmente algo más de 13 mil dólares. Siendo así, no se justifican los niveles de pobreza en los que está sumergida gran parte de la población.

Si nuestra tasa de crecimiento (medida por el PIB) ronda el 10.6%, ¿cómo es posible que se le diga al pueblo que para atender sus demandas sociales es necesario la venta de la patria? Este es el caso de los pobladores de Colón.

¿Cómo en medio de tanta riqueza, éste y los anteriores gobiernos, no han resuelto los problemas más básicos: déficit habitacional y casas condenadas; infraestructura escolar y hospitalaria; acceso a agua potable y recolección de basura; infraestructura vial; sin dejar de contar el problema del desempleo y la informalidad laboral? ¿Cómo explicar que el 26.8% de los colonenses vivan en pobreza?

La ZLC, siempre ha sido parte de los dos Panamá. Ha representado una bofetada para los C-3, ante las deplorables condiciones de vida que padecen, pese a la presencia en la provincia de una zona libre que mueve casi 30,000 millones en el comercio y tiene ganancias anuales de más de B/.2,000 millones. ¿Cómo es posible que, ante estos márgenes de ganancia, el canon de arrendamiento sea de B/.1.40 el metro cuadrado?

El argumento de que los cánones de arrendamiento por metro cuadrado en la ZLC es bajo, y por ende no contribuye a otorgarle a Colón los recursos necesarios para resolver sus necesidades, no es más que una demagogia gubernamental que en ningún momento justifican el proceso privatizador, basta con aumentar los mismos y destinar dicho aumento a proyectos concretos y prioritarios para la provincia.

Se debe aumentar el canon de arrendamiento, ya que lo que pagan estos empresarios son sumas ridículas en comparación con las ganancias que obtienen, y además, se deben gravar las ganancias aplicándoles impuestos, tal como se hace en otros países. Así, el Estado tendría recursos para atender las necesidades sociales, que dicen querer atender.

En su desesperación por amasar más recursos que le permitan cubrir el déficit fiscal, el compromiso con sus allegados favorecidos con negocios de la esfera públicas, y atender los requerimientos de sus copartidarios (incluyendo los tránsfugas), el gobierno de Martinelli, pretende justificar la venta de las tierras de la ZLC señalando que los recursos serán utilizados para desarrollar las obras sociales en la provincia. Bajo este contexto manipulan las cifras de la supuesta partida para el Fideicomiso, ‘25% de los ingresos de la venta para obras de interés social para la provincia de Colón’, hoy señalan estar dispuestos hasta un 35%. Los colonenses se preguntan, con justificada razón, si estos ingresos no correrán la misma suerte que los del Programa de Ayuda Nacional (PAN).

Esta acción del gobierno, es entendido por los colonenses como un chantaje más, lo que constituye un irrespeto a la dignidad de los C-3.

Bajo una gran represión se camina en imponer otra venta del patrimonio nacional, seguirá la privatización de las acciones estatales de las empresas de telecomunicación y electrificación, la privatización del agua, la venta de las tierras restantes de las áreas revertidas. A este ritmo, antes del 2014, se terminará justificando la venta del Canal.

SECRETARIO GENERAL DE CONUSI-FRENADESO.