07 de Oct de 2022

  • Redacción Digital La Estrella

Opinión

Sobre lo que demanda el país y requiere el PRD

Necesitamos que la juventud se involucre activamente en la política, que se comprometa a liderar la transformación que necesita nuestro ...

Necesitamos que la juventud se involucre activamente en la política, que se comprometa a liderar la transformación que necesita nuestro país para sacarlo del miasma en que ha sido sepultado por los malos políticos, como Martinelli y sus partidarios del Gabinete, del Órgano Judicial, del Ministerio Público y de la Asamblea, incluidos los tránsfugas y los colaboracionistas.

El país demanda transparencia, honestidad, sinceridad y vocación de servicio de sus autoridades El pueblo está cansado de escuchar promesas vacías, demagógicas, engañosas, como que le darás empleo, salud, educación, becas y viviendas; que le solucionarás el problema del transporte, le bajarás el precio de la comida, que le darás seguridad, además de las incontables jumbo estupideces y tantas otras cosas que prometen a cambio del voto, explotando la necesidad real de la gente que ya está cansada de esos cantos de sirena. A la gente no le basta que le des el plato de comida, necesita que le instaures las condiciones para que pueda obtenerlo. Además, ¿por qué prometer lo que tienes la obligación de cumplir como gobernante?

El PRD y el país necesitan a alguien con espíritu verdaderamente renovador, no cosmético, que se comprometa a pedir rendición de cuentas por las masacres, la represión desmedida y la persecución y encarcelamientos del pueblo por solo protestar; que pida rendición de cuentas por los sobreprecios, por las coimas italianas, por el asalto al erario público y por todos los demás actos de corrupción; que esté dispuesto, por no estar contaminado, a liderar un movimiento para sanear la Asamblea, el Órgano Judicial, comenzando por la CSJ, el Ministerio Público y el Ejecutivo.

Alguien que sea audaz y valiente, que se atreva a proponer cambios revolucionarios a través de una Asamblea Constituyente, para refundar la República y expulsar del templo de la justicia, del templo de las Leyes probas y del templo del Ejecutivo, a los mercaderes de la política. En fin, alguien que busque el rescate y fortalecimiento de las instituciones: que la Asamblea sirva de contrapeso al Ejecutivo y no que esté al servicio incondicional de sus designios; que la CSJ esté al servicio de la Constitución y la Ley; que el Ministerio Público persiga el delito, venga de donde venga; que la Fiscalía Electoral persiga el delito electoral con imparcialidad; que la Contraloría General funcione; que la Defensoría del Pueblo esté al servicio de los ciudadanos y no del gobierno; que la ACODECO esté al servicio de los ciudadanos y no de los supermercados y que los jueces y magistrados estén al servicio de la Ley. El fortalecimiento de las instituciones democráticas, desmanteladas por el autoritarismo de Martinelli, creará las condiciones para un desarrollo social y económicos más justo y robusto.

No necesitamos un nuevo PRD, necesitamos un nuevo liderazgo que surja de los viejos o de los jóvenes militantes, el factor cronológico es lo de menos. Requerimos dirigentes que no estén comprometidos con los gobernantes o con los que los respaldan, que solo buscan las ventajas que da el poder, en contra de los intereses de las mayorías.

Necesitamos alguien que no le haga los mandados al Ejecutivo ni a nadie, que actúe en concordancia con la declaración de principios del partido, que su conducta se guíe por elevados valores éticos y morales, que no claudique frente a los ofrecimientos de dádivas, que no tenga cola de paja, que no ceda a los chantajes judiciales ni de ningún tipo, que no tolere que extraños al partido le cambien su estatuto con leyes injerencistas para beneficio propio o de unos cuantos; necesitamos alguien que opine y critique cuando lo exijan las circunstancias, que no calle para que le vaya mejor, como cínicamente dice uno de los ministros de Martinelli.

Necesitamos alguien que haga oposición combativa, inteligente y certera, no pasiva y complaciente; en fin, demandamos un liderazgo que pueda conducirnos no solamente al triunfo electoral, sino también a la refundación del Panamá que queremos, próspero y equitativo y así cumplir el compromiso pendiente del PRD de alcanzar el ansiado desarrollo para el pleno disfrute de todos los panameños, después de haber cumplido la etapa de la eliminación de la quinta frontera.

EXMINISTRO DE ESTADO.