Temas Especiales

27 de Jan de 2021

Redacción Digital La Estrella

Opinión

La ciudad hospitalaria

Como bien puntualiza el profesor Azael Barrera , en su opúsculo dedicado a las rutas históricas, con énfasis en el Camino de Cruces , ba...

Como bien puntualiza el profesor Azael Barrera , en su opúsculo dedicado a las rutas históricas, con énfasis en el Camino de Cruces , bajo el título de ‘El Camino de Cruces Ruta Multimodal de las Américas’. Es nuestra esperanza el que finalmente la Caja del Seguro Social acoja como buena la idea de preservar los vestigios del empedrado que aún sobreviven en el área de construcción de la Ciudad Hospitalaria en el antiguo Campo de Antenas de Chivo Chivo, como un verdadero aporte a la historia nacional.

Imaginémonos, una especie de alameda para la recreación de visitantes al hospital, turistas y demás personas que deseen apreciar e ilustrarse con toda la información pertinente a su episódica existencia. Idealicemos, bancas, veredas, mullido césped, árboles de especies nativas , ciclo vías, personajes vestidos a la usanza española del siglo xvi y la algarabía de niños deseosos de un paseo sobre el lomo de una de las acémilas, mientras el céfiro viento de suave corriente, abanica el florido entorno natural de la ciudadela hospitalaria.

La humildad del Camino de Cruces, en añoranza de lo que fue por más de cuatrocientos años, la ruta del oro y la conquista, por el cual florecieron y se desarrollaron importantes ciudades. Unas con gran opulencia, otras sumidas en la orfandad por la impronta arrolladora de una civilización que nos dominó y le dio nueva fisonomía a los amerindios. Para nosotros ciudadanos preocupados por la historia nacional y sus raíces; ya veíamos perdida toda posibilidad de conservar los restos del Camino de Cruces, enclaustrado en el globo de terreno destinado para la construcción de la Ciudad hospitalaria. Sin embargo podemos decir que gracias a una gentileza histórica dela constructora FCC, responsable por la construcción del complejo hospitalario y quizás por ser ellos, en el pasado remoto, los hacedores avenidos de España a trazar empedrados para la comunicación ya globalizada por las recientes rutas terrestres y marítimas donde Panamá fue el eje crucial para la comunicación entre dos océanos para la expansión de su imperio.

Ellos la FCC, a la fecha han tomado todas las providencias para evitar que la pesada maquinaria modeladora de la superficie terrestre, impacte el camino. A fuerza de machete, se le da mantenimiento de limpieza al sendero de cruces y la búsqueda de segmentos pétreos, que han sido encontrados bajo la técnica de la prospección arqueológica, es decir se ha excavado cuidadosamente el suelo encontrándose extensos segmento ocultos por el polvo del tiempo.

El concepto esgrimido por avezados y experimentados especialistas en arqueología, ‘que si no hay piedras no hay camino’ tesis que no compartimos por considerarla poco profesional, hoy se derrumba ante las nuevas evidencias.

Sabemos que en el diseño concebido para la Ciudad Hospitalaria, se tiene en mente construir un centro de visitantes que reseñe la historia del Camino de Cruces. Al igual que designar con el nombre de ‘Camino de Cruces‘ a una de sus principales avenidas de acceso. Pero no sería mucho mejor y de excelente disposición histórica el incorporar al contexto de la Ciudad Hospitalaria la realidad viviente del Camino de Cruces. Ello denotaría que en nuestro país si se realzan y respetan los valores culturales e históricos aún existentes. Deseamos y que la providencia así lo consigne, ver felizmente cristalizado para las presentes y futuras generaciones de panameños, el eterno reposo de una ruta, de un camino que le dio existencia y porvenir a nuestro país.

CONSERVACIONISTA