Temas Especiales

30 de May de 2020

Redacción Digital La Estrella

Opinión

Hugo Chávez Frías —II parte—

La suerte existe y Chávez goza de buena suerte. Unos la tienen, otros no. La primera vez que se entregó sin pelear fue el 4 de febrero d...

La suerte existe y Chávez goza de buena suerte. Unos la tienen, otros no. La primera vez que se entregó sin pelear fue el 4 de febrero de 1992.

Estimó que habiendo fracasado el golpe militar en Caracas y fallida la tentativa de captura del presidente Carlos Andrés Pérez logra movilizar las fuerzas militares para hacer frente al golpe con el mundo político (nacional e internacional) pronunciándose contra la sedición.

La segunda vez que se rindió fue el 19 de abril de 2002.

Chávez no es de los que se inmola en nombre de la historia (como Allende o el Che). Chávez entendió que un baño de sangre podría ser contraproducente para su proyecto político. No peleó, ni fue capturado; sencillamente, se entregó y se trasladó a Fuerte Tiuna. Llamó a su entonces ministro de Infraestructura, general Hurtado Sucre, y entregándole la pistola le pidió que llamara al general Rosendo para marchar a Fuerte Tiuna. Nada con que construir una leyenda. Pero fue listo; al rendirse mantuvo vivo su proyecto político, derrocado por un golpe que internacionalmente fue repudiado y legitimado su gobierno por la Carta Democrática de la OEA, con un país donde su prestigio todavía alcanzaba cotas muy elevadas. Pocas horas después es reestablecido en el cargo.

Luego vinieron los desaciertos de la oposición para que la ruta hacia el 2006, en sus 2 años finales, luzca hoy aparentemente despejada Chávez entendió al volver a Miraflores que debía conciliar con las fuerzas que lo habían derrotado.

Había demasiado descontento y no contaba con la guardia pretoriana que él imaginaba.

La partidocracia adeco-copeyana y que en principio le dio su apoyo a Chávez; meses después el país estaba peligrosamente polarizado, dada su compartimiento agresivo e izquierdista que empezó a atemorizar a la clase media que repudiaba y radiparalizado a la burguesía.

En sus relaciones con el mundo exterior, debo mencionar que han despertado apreciaciones en la clase media y alta, la innecesaria relación con FA y con _____.

A esto se le suma su relación con la FARC.

Ello confirma la insospechable simpatía comunista.

Esto disminuyó su popularidad ante la Iglesia, la clase empresarial, en los medios, en la FAN.

Su discurso ultra izquierdista innecesariamente provocador. Como dijo Luis Miquilena de sus manos ____ hasta en abril de 2002, había engañado a medio país con una revolución de mentira y asustado a la otra mitad, que la creía inminente.

Pero a los errores que cometió Chávez, propios de su propia intención del cambio social, se suman los de la oposición que se quedó atrás, después de la injustificable toma de la plaza de Altamira y del paso petrolero, reforzó el poder de Chávez. Pero los años que van de 1999 a abril de 2002 fueron del infantilismo de izquierda. Años de errores que redujeron su base social. Pero de allí en adelante, entró otro Chávez.

Chávez convierte de una revolución pacífica más pragmática. Golpea, pero también negocia. Adelantó una limpieza en los mandos militares (FAN). Todos los comandos fueron ocupados por sus hombres.

Los ideológicamente comprometidos con él, compró con ascensos inmerecidos y con utilización perversa de los tradicionales mecanismos de corrupción. Controlada la FAN en un puño, pudo avanzar a lo largo del 2003–2004 en la consolidación del control sobre los poderes públicos. Hoy los _______ a todos subordinados (P. Legislativo, ______, P. ciudadano y Poder Electoral).

El gran error de la oposición de denunciar un fraude en el referéndum revocatorio del 15 de agosto de 2004, que no pudo demostrar, pero que propició una masiva abstención electoral opositora en las subsiguientes elecciones regionales del 31 de octubre de 2004, ganando la mayoría de las gobernaciones y alcaldías.

La derrota del paso petrolero le ha permitido a Chávez manejar a su antojo PDVSA con toda discrecionalidad. Para los efectos prácticos, PDVSA le perinea. Una tremenda fuente de poder económico que le proporciona al régimen.

La pura fuerza inicial de la fantástica masa de poder que Chávez acumula crea serios peligros, de un ejercicio autocrático del poder, para lo cual cuenta con la ley sobre la responsabilidad social en radio y TV y el código penal reformado.

La naturaleza personalista y caudillesca del poder de Hugo Chávez se hace cada vez más desnuda.

Sin embargo, el proceso es muy complejo, Chávez aún mantiene un fuerte y sólido vínculo emocional y afectivo con la Venezuela más humilde. Basado en el eco de un discurso redentor, que en estos sectores no resuena como demagogia. Los programas sociales del gobierno – misiones; han reforzado ese vínculo.

Mecanismos de ‘empoderamiento’ popular (Comités de tierras urbanas, mesas de agua, cooperativas), se ven cada vez más en barriadas y caseríos rurales. El régimen está lleno de contradicciones.

Los altos precios petroleros contribuyeron a una mayor estabilidad política.

ABOGADO.