Temas Especiales

13 de Apr de 2021

Redacción Digital La Estrella

Opinión

El ataque a lo nacional

En días pasados, miembros de la Sociedad Panameña de Ingenieros y Arquitectos, encabezada por su presidente, Ingeniero Rodrigo Sánchez, ...

En días pasados, miembros de la Sociedad Panameña de Ingenieros y Arquitectos, encabezada por su presidente, Ingeniero Rodrigo Sánchez, realizaron una inspección al proyecto de ‘Diseño, construcción y rehabilitación’ de la autopista Arraiján-La Chorrera, que será entregada en los próximos días.

Sin lugar a dudas, la SPIA es el gremio que aglutina a los principales profesionales de la ingeniería y arquitectura nacional y se constituye en el principal referente de los métodos, diseños y calidad de las estructuras constructivas que se erigen en el país. Dicho esto, las dudas y cuestionamientos técnicos que hayan surgido mientras duró el proceso en la importante vía, fueron resueltas por los representantes de la empresa, representada en David Ochy, según los testimonios de miembros de la Comisión Vial que participaron en el recorrido, Nicolás Real y Gilberto Moncayo, profesionales con importantes aportes al desarrollo infraestructural del país y cuyas trayectorias son incuestionables.

Técnicamente fueron absueltas las interrogantes, las cuales serán plasmadas en un informe al pleno de ese gremio, más allá de ello quedaron las dudas del porqué los constantes ataques contra el proyecto, tratándose de la empresa panameña que en los concursos de precios se ubica como la cuarta con más contratos por debajo de tres extranjeras que sangran nuestro país con hipermillonarios contratos y addendas.

Y cual liebre que salta sorprendiendo al cazador, surge el elemento político. ¿Por qué se ataca a la nacional y no a las tres extranjeras que tienen mayores contratos? Los supuestos conocedores críticos son individuos que están claramente identificados con colectivos políticos con planteamientos recurrentes, vulnerando con ello la inteligencia de la opinión pública.

No pecamos de chauvinistas, pero deberían encaminar sus esfuerzos a criticar la fuga de divisas que se genera con el acaparamiento de obras de tres constructoras extranjeras con los principales trabajos de infraestructura de la ciudad capital, porque la cuarta es nacional y sus ganancias se invierten en esta misma tierra para beneficio de los panameños. En el recorrido, de unas seis horas, quedó en evidencia la sagacidad de la empresa en utilizar tecnología de punta y especialistas de primer nivel en las actividades que realizaron en el laboratorio de TCT, a fin de garantizar la calidad de cada producto que se utilizó en la obra.

Observemos el bosque y no el árbol, ese es el deber de los hijos de esta tierra. Emprendamos una tarea de identificarnos y fortalecernos como panameños para construir un futuro para nuestros hijos en esta tierra, creyendo en que lo de Panamá es para los panameños y nuestros congéneres, sin egoísmos, sobre la base de valores y no de envidias. ¡Arriba Panamá!

*CONSULTOR-INGENIERO CIVIL.