Temas Especiales

28 de May de 2020

Redacción Digital La Estrella

Opinión

Valor de la vida en el país de la desvergüenza

Acaba de aparecer en la página web del Ministerio de Salud —MINSA— una alerta o comunicado 0677/CNFV/DNFV, con fecha de publicación 14 d...

Acaba de aparecer en la página web del Ministerio de Salud —MINSA— una alerta o comunicado 0677/CNFV/DNFV, con fecha de publicación 14 de agosto de 2013, http://www.minsa.gob.pa/sites/default/files/alertas/comunicado_de_alcohol_bencilico.pdf, que contiene ‘Información de seguridad sobre el uso de productos parenterales y orales que contengan como excipiente alcohol bencílico en niños menores de tres años’.

El comunicado lleva la firma del director Nacional de Farmacias Drogas y está fechado 3 de julio de 2013, 42 días antes de que decidieran publicarlo en Internet. El extemporáneo comunicado enuncia que la información contenida, se deriva ‘EN ATENCIÓN AL ANÁLISIS REALIZADO POR EL CENTRO NACIONAL DE FARMACOVIGILANCIA’. Deliberadamente o no, el comunicado omite que el origen del análisis en mención fue la injustificable muerte de nueve neonatos en la Caja de Seguro Social —CSS— por la aplicación de alcohol bencílico a sus cuerpecitos.

Es extemporáneo el comunicado, porque hace mención de una alerta emitida por la Administración Federal de Medicamentos de EUA, en diciembre de 2011, en la que se contraindica el uso de alcohol bencílico en neonatos por sus fatales consecuencias.

La LEY NO, 1 del 1 de enero de 2001, Sobre Medicamentos y otros productos para la Salud Humana, en su artículo 2, ordena: ‘1, Fiscalizar que los productos señalados en el artículo anterior lleguen al consumidor en condiciones de seguridad y con altos estándares de calidad’. Entre los productos señalados, están los medicamentos.

Con la tragedia de los neonatos de la CSS, el Estado, en la figura de sus autoridades de Salud y dependencias relacionadas, incumplió la Ley, trayendo luto y dolor a la familia panameña.

Cabe preguntarse ¿cuántos neonatos más fueron envenenados antes de los nuestros con alcohol bencílico, y sus muertes disfrazadas con otras causas?

Nuestros bebés no fueron más que conejillos de Indias, quizás para probar que la alerta de la FDA tenía fundamento real. Comprobaron que era cierta, mataron a los niños. Pero en este país de la desvergüenza, los funcionarios siguen allí en sus puestos. Nadie renuncia ni nadie los bota.

Este comunicado de Farmacias y Drogas, a estas alturas, constituye para nosotros los deudos de los bebés víctimas de la CSS, una burla. ¿Por qué no hicieron eficientemente su trabajo y alertaron oportunamente sobre el alcohol bencílico, cuando sabían que era esto un asunto de vida o muerte?

Y he aquí la gran flauta, así concluye comunicado forzado por las trágicas circunstancias: ‘La Dirección Nacional de Farmacia y Drogas desea recordarles a los profesionales de la Salud que: Antes de utilizar un producto parenteral u oral en niños menores de tres años, verifique que el producto no contenga alcohol bencílico’.

‘Recordarles’, cuando jamás alertaron al respecto, pues si hubiera sido así, mi nieta, hoy con más de dos meses de vida, estaría en su cuna esperando una ‘titi’, y no hubiera perdido la vida por la negligencia de funcionarios que no cumplieron con su deber.

ABUELO DE NOELI, VÍCTIMA DE LA CSS.