Temas Especiales

20 de Apr de 2021

Redacción Digital La Estrella

Opinión

Neo inversiones pro Panamá

Mucho se escribe sobre nuestro progreso, nuestros problemas y su futuro. Desde diferentes perspectivas analizamos nuestra realidad y nos...

Mucho se escribe sobre nuestro progreso, nuestros problemas y su futuro. Desde diferentes perspectivas analizamos nuestra realidad y nos pronunciamos, soñamos y criticamos. Las palabras y las ideas son las fuentes de la acción y con ese objetivo se expresan conceptos que deberían orientarnos hacia un Panamá Mejor.

El mundo se debate en conflictos socioeconómicos de repercusión política. Parece que las finanzas y los negocios están monopolizando todo. Hay que erradicar la competencia suicida entre los capitalistas salvajes y de los ingenuos militares neuróticos que los siguen. Los bárbaros se han apropiado de la política, la democracia y hasta de la libertad, distorsionando todos sus significados.

Inexorablemente sus codicias conducen a la violencia, las guerras que son inhumanas, destructoras, peleando por mercados, negocios, ganancias, control de materias primas o energías. En esa trama arriesgan la paz y la neutralidad que puede involucrarnos. No debemos participar en los riesgos militares mundiales. Los capitalistas salvajes y los menos salvajes, aunque digan demagógicamente trabajar para el desarrollo; llevan a la competencia en que unos triunfan y otro fracasan. Este final es injusto para algunos.

Desde antaño, incluyendo a la colonia y la esclavitud, ha existido la desigualdad en la acumulación de las riquezas, muchas veces con el eterno juegavivo. La llamada oligarquía comercial importadora o transnacional ha aprovechado nuestra geografía, antes USA dependiente, ahora también a China. Los militares fueron usados y los trabajadores realmente nunca fueron considerados. Aquí en los últimos años, con dictadores en complicidad de civiles, ha aparecido una estirpe de nuevos ricos que tiene una gran deuda con el país: con su deuda externa, las crisis de valores, las indemnizaciones a sus víctimas, la violencia, la apatía y la fr ustración.

La riqueza se queda en una élite de bancos y consorcios, los capitales se van a otros lugares y no cumplen con su función de crear empleos aquí. El actual gobierno con su estilo ejecutivo comercial, es evidente que ha sabido recoger dinero, sea de préstamos, inversiones extranjeras, ventas de patrimonios; y también gastar sin mucho control, pero allí están algunas cosas; sin embargo, han desestimado lo humano; lo que han hecho no le llega a la gente, no han mejorado la nutrición, ni la seguridad alimenticia, ni la agricultura, el transporte, ni ha bajado el costo de la canasta básica, ni ha mejorado la calidad y acceso al agua.

La educación sigue deficiente y en ese rubro tiene que estar la solución para superar la ineficacia y la deshonestidad gubernamental y ciudadana. Pero ahora, y en el futuro hay que gobernar con más visión de desarrollo social estable-permanente y de producción efectiva endógena y no solo con demagogias de populismo ‘reelectoral’. Todos expresamos que la educación es la base, entonces tenemos que crear e invertir en las torres pedagógicas en todas las áreas. Los programas de seguridad alimenticia agroindustrias, caminos rurales, riego, investigación, etc. Así como los de salud pública de agua y alcantarillas son los básicos y prioritarios para el desarrollo social. En endeudarse, en vender hasta el canal; para invertir, gastar sin control, compras directas, llaves en mano, sobreprecios despilfarros, coimas, comisiones, ganancias para algunos; junto a la falta de credibilidad por falta de transparencia, demagogia, populismo de derecha, clientelismo, transfugismo, de varios, ha conducido a la frustración total por la política y los partidos.

La violencia ciudadana se debe combatir con promover el desarme en las calles. Incluyendo los videojuegos, los juguete, las películas y la TV que promuevan la violencia en cualquiera de sus formas. Erradicar el desempleo y la vuelta al campo están entre las posibles soluciones. El alcohol es un tóxico social causante de violencia y accidentes, debe eliminarse toda promoción a su consumo, que también es prevención a la drogadicción. Los delincuentes deben pagar con multas y trabajo como sanciones legales y no debe ser además una carga social.

La violencia, entre otras causas, la tiene la injusticia social, la pésima distribución de los bienes producidos por todos, con su consecuencia de pobrezas e ignorancia para parte de la población. Mucho se beneficia el sector privado con la banca, préstamos, etc. Ante el desprestigio de sus injusticias en sueldos y precios; la empresa privada bien intencionada habla de responsabilidad social, antes lo hizo como caridad o filantropía, pero en ocasiones solo es publicidad o imagen. La buena relación con los trabajadores, creando empleo y la colaboración con sus clientes es la vía moderna y progresista de no solo para evitar conflictos, sino de producir más con la satisfacción psicosocial de todos. La publicidad comercial es una excelente vía a los inversionistas para retribuir con altura, los beneficios que le permite la sociedad, ofreciendo docencia y cultura junto a promocionar sus productos o servicios.

Somos un país pequeño con una excepcional posición geográfica, que debería tener fáciles soluciones. La eficacia, la honestidad tiene que ser nuestras herramientas para un Panamá Mejor.

MÉDICO Y EX MINISTRO DE ESTADO.

—CUENTE EN BALBOAS.

—EN MEMORIA DE SALVADOR ALLENDE.