Temas Especiales

01 de Jul de 2022

  • Redacción Digital La Estrella

Opinión

Cómo se canta la mejorana (III)

En entrevista reciente que le hicieron en uno de los canales de televisión nacional al profesor, gran artista y folclorista, José August...

En entrevista reciente que le hicieron en uno de los canales de televisión nacional al profesor, gran artista y folclorista, José Augusto Broce, de Los Pozos de Herrera y de raíces santeñas también, uno de los ‘tocadores’ de mejoranera más exquisitos; al preguntarle el entrevistador, cuántos ‘tonos’ o ‘torrentes’ existen en nuestro país para cantar la Mejorana, afirmó sin titubeos que existen 33 (treinta y tres torrentes). La pregunta fue directa y la respuesta muy clara, lo que significa quiero pensar, que no incluía ningún torrente extraño ni Joropo, ni punto cubano, ni otros torrentes extranjeros que algunos cantadores, que se las dan de innovadores, tratan de cantar y no de la mejor forma.

Con treinta y tres torrentes auténticos folclóricos, antiguos y nuevos, creados y desarrollados en nuestro amado país por gente nuestra que le ha impregnado de sentimientos, melodías y talento muy nuestros, no veo la necesidad de que en una ‘cantadera’ se utilicen otros torrentes extraños.

También me han comentado que José Augusto ha desarrollado un instrumento que asemeja a la mejoranera, creo que de cinco cuerdas, repito creo, ya que solo la he visto por televisión e imagino le resulta más cómoda de ‘tocar’ o interpretar; es barnizada y como que tiene una mejor presencia que la mejoranera auténtica, ya que como hemos afirmado, esta guitarrista autóctona es rústica y sin barniz.

No sé si es cierto o falso, que los dirigentes del Festival de la Mejorana de Guararé no le han permitido tocarla en aquel folclórico evento. Si es cierto, me identifico con esa posición, porque un docente como él debe dar el ejemplo, para preservar en lo posible una tradición que se nos pierde precisamente por ese tipo de influencias que no aportan sino que tratan, como en este caso, de echar a un lado un instrumento y una tradición inmemorial que nos identifica entre los países que valoran el canto de la décima.

Por el gran respeto, aprecio y admiración que me dispensa el profesor Broce, no le sugiero, le solicito muy respetuosamente que nos muestre su vasto talento interpretativo de la mejoranera, en las presentaciones y en los concursos en los cuales participa en la televisión, que según afirman: ‘Pretende exaltar lo panameño’, que utilice la mejoranera y haga gala de esa gran destreza que natura le ha concedido y que se sienta orgulloso de ser uno de los mejores intérpretes actuales de este criollo instrumento.

A la mejoranera se le han incorporado dos instrumentos afines, no sé cual de los dos fue incorporado primero, son el violín y la guitarra española; a lo cual, igual que otros gustosos del canto de nuestra décima, no nos oponemos.

El problema es que la mejoranera, que debe ser el instrumento principal de los torrentes, en los eventos televisados y cantaderas, se ha pretendido opacar con el violín o con la guitarra española, lo que no estimo correcto, porque si la guitarra española acompaña con sus hermosos bajos y el violín en sus momentos es ejecutado como acompañando y dando esa melodía que tanto enamora, permitiendo que la mejoranera interprete correctamente el torrente, gozaríamos entonces de programas y cantaderas de altura.

Seguro estoy de que la concurrencia asistiría a los locales que presenten este tipo de evento folclórico, máxime si se convida a verdaderos cantadores, que canten sus salomas propias y apropiadas para cada torrente; que no canten tamboritos, ni cumbias; volveríamos a disfrutar de momentos inolvidables, dando el verdadero valor a nuestras tradiciones.

Muchos ‘fanáticos’ de las cantaderas han dejado de asistir. Personalmente vi, en las recién pasadas fiestas de nuestra patrona Santa Librada en Las Tablas, la poca atracción que ofrecieron las cantaderas; mucha gente que conoce y que gusta de esta hermosa faceta folclórica me comentó: ‘No’ombe Bolívar, yo pa’ escuchar tamboritos en esas cantaderas, mejor espero los carnavales’.

Otro de los grandes problemas es que los guitarristas (de guitarras españolas) han acaparado los escenarios de las cantaderas populares, han dejado de lado a la mejoranera y con equipos sofisticados de sonido, están afectando la voz de los cantadores, debido al alto volumen de los mismos y a los altos tonos de los torrentes, compiten con la voz del cantador y le roban ‘la voz cantante’, como si su función no fuera, la de acompañar al cantador o trovador con su instrumento, nunca opacarlo.

Qué lejos los tiempos en que los inmortales José del Carmen González, con su guitarra encordada a la ‘zurda’ y Enrique ‘QUIQUE’ Subía ‘ACOMPAÑABAN’ con sus guitarras españolas a SOMBRERO PINTA’O Rodríguez, al poeta Severino Medina de Lajas Afuera, a MIN Acevedo, a Juan ‘Al FOGÓN LE FALTA LEÑA’ Garrido, a Bolívar ‘PECHO DE ACERO’ Barrios, a don Alfonso Martínez Rivera, entre muchos otros, quienes llenaban los escenarios de La Pollera, el Club Ticeño, luego Club Tableño; después al Jardín Atlas y a El Orgullo de Azuero, entre otros. Eran verdaderas ‘tardes de cantaderas’.

Trato de destacar que, aunque casi todos los participantes de estos eventos eran santeños, herreranos, veragüenses y coclesanos, no utilizaban la mejoranera de forma habitual; tanto QUIQUE como José del Carmen respetaban las voces de los cantadores y se limitaban a ‘ACOMPAÑAR AL CANTADOR’, no a competir con su voz. De esa forma, aun con guitarra española, permanecía intacta la forma original de cantar la mejorana.

COMPOSITOR, ESCRITOR Y FOLCLORISTA.