Temas Especiales

24 de Feb de 2021

Redacción Digital La Estrella

Opinión

Cuestión de supervivencia

Los panameños estamos muy centrados en la cultura del bienestar, rendidos a la comodidad, sin darnos cuenta de que un monstruo está acec...

Los panameños estamos muy centrados en la cultura del bienestar, rendidos a la comodidad, sin darnos cuenta de que un monstruo está acechando. Mientras algunos están enfocados en ese ‘bienestar’, y otros estamos preocupados por los estallidos sociales que el propio régimen actual provoca para crear el clima de desestabilización, en el SENAFRONT ‘han recibido entrenamientos de grupos élite en materia de defensa, seguridad y combate de diferentes países, entre ellos los escuadrones más entrenados del ejército estadounidense, los Rangers, los Marines y hasta los reconocidos SEAL, quienes ejecutaron el operativo clandestino más importante de la historia del país norteamericano: ‘Geronimo’, que contempló la captura y muerte de Osama Bin Laden’, según el diario Panamá América del 7 de septiembre de 2013.

Sigue diciendo el diario ‘Los Cobra están especializados en estrategias de asalto terrestre, infiltraciones, emboscadas, neutralización de objetivos clave por vía terrestre. El Grupo UBE es la Unidad de Botes Especiales, cuya especialidad se centra en ejecutar misiones dentro de los ríos y costas. Mientras, el Batallón Caribe, es el encargado de realizar operaciones diarias, con miras a frenar todos aquellos delitos que se pretendan cometer en las comunidades, a través de operativos terrestres y fluviales.’. ¡Estamos hablando de un ejército! Disfrazan al ejército como si fuera una policía, pero su estructura dice otra cosa.

Esto es violatorio a la Constitución, que, en su artículo 310, dice: ‘La República de Panamá no tendrá ejercito’.

La crisis de la sociedad expresa que ya el país no puede seguir manejándose políticamente a través del predominio de la oligarquía. Ahora hay más abusos, corrupción, autoritarismo, transgresión de la Ley, destrucción de la institucionalidad democrática, problemas de agua potable, basura, devastación de nuestros recursos naturales, transporte, la educación pública va en retroceso, más pandillas, sicariatos y, ha permitido que la canasta básica se eleve a precios jamás visto por los panameños. Cada día son más las personas que tienen problemas para subsistir y lo hacen en condiciones indignas. Ante estos flagelos, el pueblo no puede continuar disgregado y solo concentrado en aspectos puramente circunstanciales. En eso, precisamente, nos tiene entretenido este régimen.

Se requiere del conjunto de las voluntades de los diversos sectores obreros, campesinos, indígenas, profesionales, intelectuales, pequeños propietarios, empresarios, comerciantes, la sociedad civil organizada, de manera que cada cuatro años no nos veamos presionados a votar por algún partido que, indirectamente también representan los intereses de la oligarquía.

Dado el retraso que existe, pues no hay una real conciencia revolucionaria ni social en las masas, se impone construir lentamente un proyecto de país, con un modelo social, participativo, nacionalista, solidario, pacifista, con cultura conservacionista, de manera que se establezca una verdadera democracia participativa donde los sectores económicos tengan cabida, pero siempre con la política de que los que más tienen, deben aportar más.

No será fácil, a corto plazo, crear la suma de todos los sectores para la construcción de un proyecto de país. Por eso se necesita trabajar con una agenda abierta, de abajo hacia arriba. Esto conlleva un gran sentido de amplitud, realismo y un pensamiento no sectario de la política y de la unidad necesaria. Por la proximidad de las elecciones, esta agenda podrá estar lista para el 2019, cuando se haya consensuado con todos los actores sociales. Antes de esto, viene lo táctico que es derrocar democráticamente al sátrapa.

¿Por qué no hemos logrado consolidarnos en un solo bloque para hacer causa común frente al enemigo que nos tiene sumidos en la pobreza y la violencia y, a propósito, descuida los servicios públicos para privatizarlos y enriquecer a los mismos de siempre? Se impone la sensatez y la frialdad para deponer posiciones y lograr la unificación de todas las fuerzas y sacar del poder político al dictador civil. De lo contrario, entreveo una dictadura fascista civil, acompañada de su brazo ejecutor: SENAFRONT. Todos lo lamentaremos. La arrogancia es mala consejera y siempre nos lleva por mal camino.

En otro momento, después del evento electoral del 2014, habrán las condiciones para que vuelva a haber una fiesta electoral y ganará el mejor... Es cuestión de supervivencia.

ESPECIALISTA EN FINANZAS PÚBLICAS Y HUMANISTA.