20 de Ago de 2022

  • Redacción Digital La Estrella

Opinión

Las huelgas inertes y permanentes de los sectores médicos

Recuerdo en 2007 y 2008, postrimerías del Gobierno de Martín Torrijos, donde médicos se abocaron a huelgas exigiendo en aquel momento co...

Recuerdo en 2007 y 2008, postrimerías del Gobierno de Martín Torrijos, donde médicos se abocaron a huelgas exigiendo en aquel momento cosas casi imposibles, como un aumento del 60 % de su salario. Y así mismo me viene a la memoria que a la sede de CD se apersonaron varios, de los mismos dirigentes, que hoy se agitan a buscar apoyo político. Recuerdo claramente cuando Ricardo Martinelli dijo que no los atendería, pues se quería politizar la salud con esas huelgas y eso les molestó.

Como cada cinco años, y en vísperas de elecciones generales los mismos gremios, intentan revolver el ambiente político, con llamados a huelgas y seguramente irán en búsqueda de apoyo político, que creo que en esta ocasión, y sin temor a equivocarme, ningún grupo o partido político se prestará para eso; pues, con la salud no se juega. Esta vez no se trata de luchas loables, por decir que fueran reivindicativas, sino de hacer cumplir el artículo 109 de la Constitución, que obliga al Estado a velar por la salud de los panameños.

¿Cómo se vela por la salud de los panameños?, dándole acceso gratuito, rápido, efectivo y en tiempo oportuno a todos por igual, sin importar su condición social, económica, política o religiosa y especialmente sin importar qué tan alejados estén de los centro urbanos o la capital del país. ¿Cuantas personas ustedes conocen que viajan a la capital, porque no se atreven a atenderse con los médicos del interior, porque no son especialistas en la enfermedad que los aqueja? Llenamos los hospitales de la CSS y el MINSA en la capital con pacientes, que bien pudiesen ser atendidos en cada hospital regional.

Cuando hay motivaciones más allá de las gremiales, que son las que respeto y reconozco, se produce el repudio de la comunidad y los usuarios de la salud. Pues solo con ver la Ley 69/2013, en ningún artículo se atenta contra la estabilidad de los médicos, ni siquiera se les desplaza como quieren hacer ver, pues de su sola lectura se desprende que la misma va dirigida a que después de que haya una vacante, que la necesidad sea apremiante y a cuya convocatoria no asistan panameños, ahí se podrá recurrir a contratar especialistas extranjeros.

Incluso, si leen la Ley, la cual es corta y comprensible, están los requisitos que se le exige a ese médico extranjero para poder ser contratados, los cuales se complementan con los requisitos para nacionales (art. 4). Y se incluye taxativamente que no podrán trabajar en clínicas privadas, como sí hacen los médicos nacionales y especialistas (art. 14). Siendo lo primordial que su asignación será para aquellas áreas donde hay escasos especialistas o es nula su existencia. No podemos seguir negándole el acceso a la salud y a la seguridad social a cotizantes o no, de nuestras áreas apartadas.

Para coronar y a manera de docencia, los médicos que se oponen no le dicen a la población que desde 1985 existía la Resolución N° 2 de 15 de abril del Consejo Técnico de Salud, que autorizaba la contratación de profesionales y técnicos de extranjeros por concurso, o sea, existe desde hace 28 años y ahora es mala.

Lo que se está haciendo es poner reglas claras por medio de una ley y no una simple resolución, que puede variarse en cualquier momento. Dicha Ley, por medio de su reglamentación, hará que efectivamente se cumpla la obligación del Estado, no la del gobierno, de brindar una mejor calidad de atención médica en todo el país, para así tener salud igual para todos.

*ABOGADO.