Temas Especiales

08 de Apr de 2020

Redacción Digital La Estrella

Opinión

El buen oficio de comunicar

La comunicación es una función sustantiva de la sociedad. Cuanto más avanza esa sociedad en sus escalas de progreso económico y social, ...

La comunicación es una función sustantiva de la sociedad. Cuanto más avanza esa sociedad en sus escalas de progreso económico y social, mayores son las exigencias de contar con mejor información sobre la vida nacional y del contexto internacional. Ello permite a la población conocer, reflexionar y anticipar hechos y procesos sobre el funcionamiento del país y el mundo en sus diferentes vertientes: económica, política, cultural, deportiva, social, científica y educativa.

El oficio de comunicar en la sociedad de la información asume diferentes retos. Por la complejidad creciente de la información, la pluralidad de fuentes y la revolución tecnológica, es imperativo que esta función no se improvise, pues el buen comunicador debe poseer un nivel profesional elevado, de modo que tenga el conocimiento apropiado de la naturaleza, sentido y alcance de esta trascendente labor dentro de los parámetros de la ética, el respeto y la integridad.

Para ello existen ofertas universitarias de carreras de licenciatura y programas de postgrado destinados a la formación de alto nivel y calidad de las personas que asumen como profesión el Periodismo o la Comunicación Social. Como toda profesión moderna, su formación no se agota con el título universitario; se demanda, además, el aprendizaje continuo, a medida que evoluciona el conocimiento en su especialidad, empleando las más diversas modalidades (presenciales, virtuales, congresos, pasantías, entre otras.).

Por el otro, en un mundo en el que se produce la información a una velocidad vertiginosa y que, al mismo tiempo, también se devalúa constantemente, quien asume esta profesión debe poseer competencias para buscar, investigar, verificar, comparar, jerarquizar, transferir y utilizar apropiadamente la información. En este reto, la capacidad de expresar correctamente su pensamiento empleando los términos adecuados, construyendo apropiadamente las ideas y con el uso de la indispensable corrección del lenguaje, son decisivos.

En la sociedad actual, los buenos comunicadores pueden tener tanta o mayor influencia en la cultura y la difusión de las ideas de nuestros pueblos como la propia escuela. Este oficio, cuando está adecuadamente orientado, puede ayudar a formar a la ciudadanía con los conocimientos, valores y actitudes convergentes con una sociedad más justa, cohesionada, transparente, responsable y comprometida con su futuro y el bien común. Esta actuación merece para el comunicador un entorno que incentive y reconozca la importancia del oficio, con base en el respeto, la libertad de prensa y opinión, sustentado en normas que fomenten la difusión del conocimiento en beneficio de la sociedad.

Cuando la profesión de la Comunicación Social se ejerce con desdén, apegado a intereses particulares o de clase social, o se utiliza el medio de modo irresponsable, los resultados de este oficio, en lugar de edificar, tienden a trastocar los fundamentos de la sociedad y la familia, las relaciones entre los ciudadanos, los modelos de actuación social, creando confrontaciones y falsas imágenes de liderazgos y estilo de vida incompatibles con los de una sociedad cohesionada y próspera. Esta actuación con frecuencia es favorecida por publicaciones y reportajes que se centran en el irrespeto, la difamación, la censura y el insulto, dando lugar a la procacidad y la inmoralidad. La incapacidad del ciudadano afectado por este agravio, para reivindicar su nombre y prestigio, suele convertirse en un impedimento del ejercicio democrático de la información. De este modo, la formación profesional, la ética y el compromiso social, son elementos consustanciales a un desempeño exitoso de quienes ejercen este importante oficio de informar y comunicar.

Uno de los espacios de mayor fertilidad en la Comunicación Social, para un país como el nuestro, es sin duda el de la Educación, por el papel principal que está llamada a jugar en el desarrollo y el porvenir de la nación. Se reconoce internacionalmente la influencia que la educación con calidad y equidad ha tenido en el avance de los países con mayor desarrollo humano. Igualmente, el cambio de paradigma que viven los sistemas educativos modernos, en virtud de una fuerte corriente de aprendizaje digital impulsado por el acceso creciente a las tecnologías y a la virtualidad, como a la producción y difusión incontenible de la información y el conocimiento. Al admitir esta realidad, los modelos educativos del pasado siglo tienden a renovarse y modernizarse para ser más efectivos y atractivos para los aprendizajes de las personas de todas las edades, principalmente de la niñez y la juventud, mayormente expuestas a esta nueva condición.

En este sentido, es conveniente valorar el desarrollo de una agenda educativa, que desde los medios de comunicación social y del oficio del Periodismo, puede ser desarrollada en los próximos años para atender la necesidad creciente de contar con la vertebración de la educación nacional, que desde la sociedad y el Estado pueda articularse para asegurar los resultados de aprendizaje en las nuevas generaciones de panameños y panameñas. Son de interés, por ejemplo, el abordaje y debate de temas como la formación, el empleo y la competitividad económica, las desigualdades en las oportunidades educativas, la formación inicial y continua del personal docente, el aprendizaje a lo largo de la vida. Igualmente, la educación y la atención a la diversidad, la interculturalidad, la educación de la primera infancia, las comunidades de aprendizaje, la evaluación de los aprendizajes y de las instituciones educativas, el papel de la familia en la educación, el financiamiento y la Gestión de la Educación, la Ciencia, la Innovación y la Educación, la Educación Internacional, entre muchos otros.

La sociedad del conocimiento demanda personas y herramientas eficaces para actuar en ese entorno. El oficio del Periodismo y la Comunicación Social, es en esencia uno de los más importantes de nuestros tiempos para avanzar hacia una sociedad y un mundo con mayores niveles de convivencia pacífica, solidaridad, equidad y prosperidad económica y social.

DOCENTE UNIVERSITARIO.