Temas Especiales

02 de Apr de 2020

Redacción Digital La Estrella

Opinión

9 de Enero del 64 - Colón

Los países precisan de la fortaleza de sus valores históricos para avanzar con seguridad hacia el futuro. Las grandes potencias siempre ...

Los países precisan de la fortaleza de sus valores históricos para avanzar con seguridad hacia el futuro. Las grandes potencias siempre han promovido el colonialismo, pero justamente para mantener la soberanía, la libertad y el progreso de nuestro pueblo surgen actividades como el Movimiento por la Identidad Nacional y Memoria Histórica. Destacar las luchas y logros para merecer el respeto de la humanidad.

El 9 Enero del 64 es una fecha emblemática que resume un objetivo generacional de esa identidad. Por eso se logró recientemente, por ley, hacer respetar legalmente esa fecha, y al cumplirse 50 años de esa gesta se están efectuando actividades como la Caravana de la Soberanía, con una exposición que organiza la Biblioteca Nacional con trascendental material gráfico y bibliográfico que ha recorrido el país. Importantes documentos se están exponiendo y se han publicado artículos, revistas y libros destacando los argumentos sociológicos y la heroicidad de un pueblo.

Esa gesta originó el I Congreso por la Soberanía y fue el inicio de nuevos Tratados del Canal. Desafortunadamente lo que exigió y aprobó el pueblo, con más de 180 organizaciones en esas fechas, no ha sido lo que se ha concretado. Entre otras: Soberanía económica efectiva con los peajes del canal. Neutralidad real sin intervención de ninguna potencia extranjera. Eliminar la perpetuidad. Que los beneficios que produzca el canal, sean para el desarrollo integral de la población y no solo de elites locales y el comercio mundial. El pro mundi beneficio cambiarlo por ‘pro mundi servicio, pro Panamá beneficio’.

Entonces, estamos en deuda con el 9 de Enero del 64 y sus héroes. Es necesario destacar que los que negociaron los Tratados del canal no fueron los que actuaron el 9 de Enero del 64. Es más los militares (GN) encarcelaron a los héroes que participaron en esa gesta y huyeron sin defender la patria. Posteriormente cuando se negociaron los tratados justamente los nacionalistas que se arriesgaron el 9 de Enero del 64 los enviaron al exilio, y a otros no les reconocieron sus clamores de lo inconvenientes y hasta traidores de esos tratados. La historia posterior ha demostrado lo advertido, cuando la ACP tiene que buscar subterfugios para manejar los peajes y ya fuimos víctimas de una intervención militar con la interpretación de esos tratados. Sí se avanzó con la jurisdicción y nacionalización.

Sobre el tema hay nutrida información publicada y no es el objetivo de esta columna profundizar ni aclarar mayores argumentos. Para conocimiento de la juventud revisaré algunos hechos anecdóticos para manifestar la emoción vivencial con que vibró todo el pueblo. En esa gesta no existió el liderazgo de ninguna organización en especial. En la ciudad de Panamá es digno de reconocer que la iniciativa partió de los estudiantes del Instituto Nacional. En Colón fue todo el pueblo. Al atardecer con las noticias de los incidentes en Panamá, la gente se fue concentrando en Ave. Bolívar y Calle 10. No existía ninguna táctica programada. La intención era avanzar y colocar la bandera en lo que era la Zona del Canal. Los que nos impedían avanzar fueron policías panameños. Se presentaron policías zoneítas.

Es ese momento pude quitarle el megáfono a un capitán norteamericano. (Aún está en poder de uno de los que allí estuvimos). Por detrás del edificio del templo masónico aparecieron los soldados gringos con máscaras antigases, bayonetas caladas y marcha forzada. En ese momento los policías panameños huyeron. Y nos enfrentamos los civiles, solo con la bandera panameña a las tropas de USA. Caímos por golpes de culata y heridos de bayoneta.

La bandera fue desgarrada y se manchó de sangre. Los enfrentamientos en Colón fueron directos, porque la división era solo una calle. Desde lo alto de los edificios, los francotiradores de USA le disparaban a los nuestros.

Las mujeres del vecindario con pequeños espejos encandilaban a los soldados que disparaban. Se compró gasolina y cuando cerraron las estaciones, se le obtuvo sacándola por el tubo del depósito. Aparecieron las botellas que trajeron unas mujeres, y las molotov incendiaron el comisariato y el YMCA. Algunas armas ligeras aparecieron y se usaron. También los atacantes de USA tuvieron bajas. Los nuestros cayeron muchos, que fueron a dar al hospital Amador Guerrero. Tres muertos decenas de heridos.

Las listas han sido publicadas. Por los efectos lacrimógenos nos replegamos a Ave. Central. Allí la Guardia Nacional encarceló a varios. El jefe era Omar Torrijos. Luego de eso nos persiguieron con acusaciones de maleantes y comunistas. Todo el pueblo participó sin banderías políticas. Nadie pensó en periodistas, ni publicidad.

La bandera ensangrentada y rasgada fue entregada hace algunos años al Municipio de Colón. Se ha creado un comité para rescatar esa bandera, que patéticamente ha desaparecido. Otros artículos han dado los nombres heroicos, porque habría que mencionar a toda la ciudadanía. La tarea hoy es concretar los reales objetivos del 9 de Enero del 64. Iniciar las gestiones diplomáticas para Modernizar los Tratados del Canal con el Consejo de Seguridad de la ONU para un Panamá mejor.

MÉDICO Y EX MINISTRO DE ESTADO.

—CUENTE EN BALBOAS.

—EN MEMORIA DE LEOPOLDO ARAGÓN.