Temas Especiales

06 de Apr de 2020

Redacción Digital La Estrella

Opinión

Amar y servir en el ejercicio de la Administración Pública

El tema que desarrollaremos es un tema que a todos nos concierne. Desde tiempos remotos Aristóteles afirmaba que el hombre es por natura...

El tema que desarrollaremos es un tema que a todos nos concierne. Desde tiempos remotos Aristóteles afirmaba que el hombre es por naturaleza un animal político, y es por ello que para unos conciudadanos falta mucho tiempo para las elecciones presidenciales, y para otros, falta muy poco.

Lo cierto es que entre los diferentes partidos se observa y se escucha la difamación y la emisión de juicios que están bajando el nivel a través de los diferentes medios de comunicación. El tono peyorativo e insultativo no ayudará a los ciudadanos a emitir un voto a conciencia de acuerdo, sino que en cierta forma los confundirá lo que puede llevarlos a la abstención, por decir lo menos.

Es necesario que cada quien defienda su posición utilizando métodos apropiados en democracia que no lesionen a los demás, pues la palabra proferida, el juicio emitido, no se pueden olvidar. Desde el punto de vista de la Filosofía Moral, en estos momentos recordamos a Francis Bacon cuando nos apunta que un poco de filosofía nos aleja de la religión y agrega que mucha filosofía nos vuelve a ella.

Plutarco en su momento nos aconsejó que para saber hablar es preciso saber escuchar; es por ello, que llamamos la atención a los diferentes partidos y a los candidatos independientes que tienen aspiraciones, a que se conduzcan con prudencia y sensatez.

Los ánimos están subiendo y los días del calendario pasando. A la fecha, desde 1903 a 2013, hemos tenido cincuenta y nueve presidentes (59), hemos avanzado paso a paso, hemos crecido. Queremos llamar la atención con la tamborera que dice: ‘De adentro para fuera, de adentro es que tiran balas’ (bis)... Pues, es el momento para evitar que se repitan actos agresivos.

La República de Panamá, a través de la Administración Pública, ha contado con un arco iris de colores en cuanto a los diferentes partidos que están constituidos. Hoy, muchos aspiran a la silla presidencial, ¡qué! bueno, pero sentarse es fácil, conducirse con sencillez, decoro, sensatez y prudencia es el gran reto.

Los que aspiran al solio presidencial deben tener presente que el principio de la subordinación del interés particular por el interés general. Y por otro lado, tener claro en la agenda presidencial lo siguiente: en primer lugar, practicar lo que se predica; segundo, servir al ciudadano; tercero, procurar el bienestar colectivo; cuarto, salvaguardar las instituciones públicas; y quinto: procurar la continuidad de los servicios.

*DOCENTE UNIVERSITARIA.