Temas Especiales

29 de Nov de 2020

Redacción Digital La Estrella

Opinión

Dengue - salud - educación

Alarma ocasiona en el país la presencia del ‘dengue’, como una epidemia que no es exclusiva de las grandes urbes. Llámese ‘dengue clásic...

Alarma ocasiona en el país la presencia del ‘dengue’, como una epidemia que no es exclusiva de las grandes urbes. Llámese ‘dengue clásico’ o ‘dengue hemorrágico’, se ha convertido en un dolor para las autoridades de salud, esencialmente. En realidad, constituye un problema de Estado, que tal vez ha vacilado en las acciones inminentes frente a este flagelo, que puede irrumpir en lo ancho y largo del territorio nacional. No se trata de emprender campañas aisladas ante brotes ocasionales. Las acciones a tomar deben responder a un programa científicamente planificado, ordenado y dirigido por los entes de salud, responsables virtuales de la exterminación del mosquito que ataca indiscriminadamente sin distingos de clases sociales. Tenemos reservas sobre los resultados del famoso mosquito transgénico.

Aceptamos que la población es responsable del control del vector y, particularmente, eliminando los criaderos del mosquito Aedes aegypti. En la provincia de Veraguas, así como en otros sectores del país, están dadas la condiciones para la proliferación del dengue, que es un anormalidad que ha registrado cierto grado de incidencias desde la década del 90.

Se ha afirmado por parte de la directora regional de Salud, que, por lo menos, 30 casos han sido detectados como dengue clásico, sin tomar en cuenta el grueso de la población de las regiones más apartadas que no tienen acceso a la información. Este fenómeno, por lo tanto, requiere una atención especial que, de no asumirse seriamente, puede llevar a la tumba a muchos panameños, tal vez en su mayoría, de las áreas más vulneradas socialmente.

He aquí el llamado de REFLEXIÓN que hago, en aras de crear conciencia dentro de los organismos rectores de la Salud, de los corregidores, juntas comunales, alcaldes, representantes de corregimientos, la plena participación del sector educativo y, fundamentalmente, la comunidad: la gente, niños y jóvenes.

La crisis del dengue actualmente en Panamá, es un problema de Salud, de Estado, Educación y Comunidad. Cuatro pilares que tienen que unir esfuerzos y recursos para hacerle frente a este flagelo que ya amenaza a futuro, los carnavales y posiblemente otras actividades religiosas.

Se trata de un llamado para que las autoridades sean positivas frente a este y otros problemas de salud. Es hora de acabar con la ‘pereza administrativa’ en todos los ámbitos, atacando frontalmente, los problemas que inciden en el bienestar social, especialmente la salud. Atacar de manera implacable, los criaderos de mosquitos, los ‘pequeños patacones’ que podemos observar en Santiago y áreas aledañas; el derrame de las aguas negras o servidas por doquier, el problema del crematorio Municipal.

En el corregimiento Canto del Llano, por ejemplo, he denunciado irregularidades de esta índole ante las autoridades, que han mirado hacia otro lado.

Tomar medidas que señala la Ley, para que haya una limpieza, ante los residentes que les importan un comino con las recomendaciones para frenar la enfermedad.

Gobierno, Salud, Educación, municipios, autoridades, organismos cívicos, servidores públicos, la comunidad y medios de comunicación, debemos coordinar una agresiva batalla con material didáctico y unidades móviles para concientizar a la población frente a cualquier eventualidad.

EXLEGISLADOR, EXCONCEJAL, EXALCALDE.