Temas Especiales

21 de Apr de 2021

Redacción Digital La Estrella

Opinión

La honestidad de los políticos

En relación a esta virtud de la honradez, muchos políticos se jactan de ser honrados, con el objetivo de captar votos de los electores.

En relación a esta virtud de la honradez, muchos políticos se jactan de ser honrados, con el objetivo de captar votos de los electores.

Muchos no lo son, pero en sus campañas hacen alarde de su honestidad y descalifican a los otros candidatos, acusándolos de ser corruptos.

Estos personajes políticos, que pretenden engañar a la población con sus alardes de gran honestidad, muchas veces, como reza un refrán, les sale el tiro por la culata.

Estos candidatos, que cotidianamente se alaban de su conducta honesta, pretenden proyectar ante la sociedad panameña que son hombres químicamente puros, criticando a los demás candidatos que se oponen a su pretensión política de ser corruptos, ellos solo tienen las exclusividad de ser honestos.

Pero en la dinámica de la política existe una ley o principio, si tú críticas a tus adversarios, estos no se cruzarán de brazos y regresan tus críticas y en ese momentos inician los problemas para el hombre o candidato que se autoalaba de que es honesto, pues en sacaderas de trapos sucios de deshonestidad o corrupción, de nepotismo, cuyo autor es precisamente el candidato que expresa en todas sus intervenciones ante los medios de comunicación social que él es el candidato más honesto del país y del mundo.

En esa dinámica de la política todos los candidatos deben tener presente en todo momento que si usted critica al contrario, este también te criticará y de esas críticas pueden salir verdades que usted no esperaba, las cuales puedan demostrar con evidencias, pruebas y testimonios que lo dejen mal parado. Inclusive puede quedar como mentiroso frente a sus electores, pues la crítica de su adversario demuestra de manera contundente que usted de honesto no tiene absolutamente nada y que de mentiroso tiene mucho, lo cual no le beneficiará en nada en sus pretensiones políticas por lo que recomiendo a estos ‘súper honestos’ que mejor cierren la boca, pues así le iría mejor.

*Abogado.

opinion@laestrella.com.pa