Temas Especiales

19 de Apr de 2021

Redacción Digital La Estrella

Opinión

Las rutas sociales

L o que está ocurriendo en Venezuela es parte de la gran confrontación ideológica-económica que aún se está dando en el planeta, y que e...

L o que está ocurriendo en Venezuela es parte de la gran confrontación ideológica-económica que aún se está dando en el planeta, y que es un subproducto de la guerra fría entre potencias económicas militares que pretenden controlar el mundo.

El capitalismo salvaje desde hace años impone sus criterios, inclusive políticos a muchos países, especialmente en América Latina. Con sus consecuencias de enriquecimiento de algunas elites, inadecuada distribución de las riquezas producidas, corrupción, explotación, pobreza, desempleo, subdesarrollo social, enfermedades, analfabetismo, autoritarismo, dictaduras, violación de los Derechos Humanos, etcétera.

La reacción en algunos lugares ha sido ir camino al Socialismo. Pero en ese sendero se han tomado en la misma dirección varias metodologías, dadas por las circunstancias que les tocó vivir y la capacidad política y conciencia social de sus pueblos.

El estilo caribeño proviene de dictaduras y graves daños a los pueblos. Lo que provocó igualmente respuestas violentas, guerrillas; e imposición de un socialismo agresivo, selvático sin tranzar, contra los tóxicos explotadores.

La modalidad sudamericana con otra formación, ha ido en el mismo sentido, pero por caminos electorales cívicos, de entendimiento con los estratos empresariales, recibiendo sus inversiones, organización, tecnología y contactos. Procurando un desarrollo social utilizando los recursos de inversiones; pero dándoles un sentido de justicia social y desarrollo.

Cierto es que esta actitud ha tenido sus riesgos y graves traumas, como las dictaduras militares. (Chile). Estas consecuencias han puesto en alerta a los gobiernos y pueblos ante las presiones, influencias y peligros de intervención del capitalismo internacional.

Se han mencionado la ruta chilena y la ruta cubana. La Sudamericana no lleva un liderazgo hegemónico. Pero en el Caribe, la presencia cubana, con sus fórmulas y funcionarios, ha afectado en varias circunstancias a otros países (Venezuela y antes a militares en Panamá).

En esta circunstancias se debaten los pueblos y sus problemas en busca de justicia social, paz, felicidad y progreso ante los intereses locales e internacionales.

Algunos gobiernos dependen de las orientaciones regionales, pierden el sendero nacional y aún sus decisiones soberanas.

La presencia económica y militar de USA ha sido evidente con sus explotaciones y presencia militar que ha vulnerado soberanías, actuando en beneficio de su intereses económicos. Pero también hay que reconocer sus inversiones y aportes tecnológicos, que han hecho en algunas áreas.

Igualmente, Cuba ha sido beneficiada por otros países del continente con argumentos latinoamericanistas no siempre compartidos, para cubrir sus apremios materiales. Las prácticas inefectivas de baja producción, la desunión y el desabastecimiento, así como tomar modelos dictatoriales (Torrijos) como antecedente, que produjo muertes de trabajadores y dirigentes populares; no es lo correcto para ningún país, tampoco lo es abordar estas situaciones en medio de una deuda pendiente.

Las vías de la eficacia, capacidad, honestidad, trabajo y dignidad siempre serán exitosas. Así como el respeto de los DDHH, la transparencia y las libertades fundamentales. Para objetar o recomendar algunos hechos en algún lugar, el que las hace, debería primero tener autoridad diplomática y ejercer localmente en su país estos mismos elementos básicos de idoneidad. Para merecer apoyo de otras naciones, tenemos que tener esos valores ciudadano y gubernamentales, de demostrar independencia y plena soberanía ante las potencias del mundo. Panamá, que ha llevado una trayectoria de buenas relaciones con todos los países, debe ahora mantener esa posición por el servicio de nuestro canal al comercio, a la logística mundial, y por la solidaridad histórica latinoamericanista.

Nuestra lucha por la soberanía nos compromete a ser unitarios con los pueblos que avanzan en el mismo sentido, dentro de la fraternidad latinoamericanista y exigir y mantener un respeto mutuo, siempre hacia un mundo mejor.

MÉDICO Y EX MINISTRO DE ESTADO.

—LA EDUCACIÓN MASIVA POR TV ES EFECTIVA.

—EN MEMORIA DE HUMBERTO HARRIS, FALLECIDO EN EL EXILIO EN VENEZUELA.