Los días difíciles del gobierno de Martinelli

Actualizado
  • 12/08/2011 00:07
Creado
  • 12/08/2011 00:07
En las últimas semanas en Panamá el ambiente es tenso. Primero comenzaron los médicos del Complejo Hospitalario Metropolitano de la Caj...

En las últimas semanas en Panamá el ambiente es tenso. Primero comenzaron los médicos del Complejo Hospitalario Metropolitano de la Caja de Seguro Social (CSS) protestando contra las autoridades de Salud por la falta de implementos en Urgencias.

El gobierno estaba saliendo de los 2 días de paro educativo el jueves 28 y viernes 29 de julio y los grupos magisteriales amenazaban con extenderlo en rechazo de la transformación curricular y en busca de cambios laborales como ajustes salariales y mejores condiciones de trabajo.

Pero otra vez, volvieron a crearle un malestar al gobierno cuando el lunes 8 de agosto, los educadores, estudiantes y padres de familia se unieron para cerrar la calle en la ciudad de Colón por problemas de contaminación de aguas negras en la Escuela República de Bolivia.

Hubo enfrentamientos con los antimotines con saldo de detenidos, heridos, afectados por gases, según grupos docentes.

Al día siguiente, el panorama no cambia y el gobierno no toma aire. Los enfermos y pacientes afectados con el veneno dietilenglicol, recetado en medicamentos de la CSS, complicaron el tráfico frente al Complejo Hospitalario de la vía Transístmica cerrando dos de sus paños.

La intención era cerrar los 4 paños, pero la Policía lo impidió conversándoles; lo que si no logró es quitarles la idea de exigir la destitución del director de la entidad de salud, Guillermo Sáez-Llorens, por las 22 muertes por la bacteria noscomial KPC.

Este jueves moradores de sectores de San Miguelito, cerca de Los Andes, salieron a protestar en la mañana por problemas de agua potable desde diciembre de 2010.

Lograron complicar el tráfico y exteriorizar sus quejas, no obstante, los antimotines llegaron y los retiraron de los paños que bloqueaban.

En la tarde los jubilados, dirigidos por Eladio Fernández, se tomaron la capitalina Plaza 5 de Mayo como medida de presión para el aumento en el pago de sus pensiones.

Y cuando todo parecía finalizar, miembros de 32 grupos de profesionales y técnicos de la salud marcharon hasta la Presidencia de la República, en San Felipe, exigiendo la destitución del director Sáez-Llorens.

Y no todo acaba allí. Los transportistas están advirtiendo que si no les pagan sus compensaciones impedirán que circule el Metro Bus, uno de los proyectos estrella del gobierno.

Eladio amenazó con seguir en las calles hasta conseguir el dinero para los "viejitos" y el lunes 15 se convoca a la "Gran Caminata: ¡Panamá no está en venta!" saliendo desde la antigua Embajada de Estados Unidos en avendia Balboa hasta Plaza Catedral.

Lo Nuevo
comments powered by Disqus