Abner Benaim: 'Es importante que el cine muestre lo que no se quiere ver y escuchar'

Actualizado
  • 29/01/2023 00:00
Creado
  • 29/01/2023 00:00
El director y guionista panameño celebrará sus 20 años en la industria cinematográfica hasta el 12 de febrero junto al Museo del Canal, en esta edición ahondamos en la trayectoria del cineasta
'Plaza Catedral' e 'Invasión' son los dos proyectos de Abner Benaim que han sido nominados a los Premios Óscar.

¿Qué panameño podría olvidarse de Toña y Paquita? Interpretadas por Rosa Isabel Lorenzo y Aida Morales respectivamente, las empleadas de la familia González-Dubois se convirtieron en personajes que sacarían risas a más de uno con sus ocurrencias. Chance: los trapos sucios se lavan en casa no solo es la cinta se convertiría en un clásico de la comedia en el cine panameño pero también el largometraje que marcaría un antes y un después en la carrera de Abner Benaim como director y guionista.

Ahora con 20 años de trayectoria y después del éxito de proyectos como Plaza Catedral, Invasión, y por su puesto, Chance, el cineasta da una mirada hacia el pasado de su carrera junto a el Museo del Canal que desde el 22 de enero viene dedicando su primer ciclo de cine del 2023 a la filmografía del director panameño.

Por medio de matinés y conversatorios con el cineasta el público general tendrá la oportunidad de revivir las historias que Benaim ha dejado a la pantalla grande nacional así como conocer más sobre su evolución y recorrido como director de cine.

Quienes asistan hoy al auditorio del Museo del Canal podrán disfrutar de las proyecciones Round Trip, Zachrisson y Yo no me llamo Rubén Blades, documentales del cineasta. También tendrán la oportunidad de participar en el conversatorio 'La delgada línea entre el documental y la ficción' en donde podrán intercambiar ideas con Abner Benaim bajo la moderación de Alex Medela.

El director panameño ha trabajado en documentales de grandes personajes panameños como Rubén Blades.

El próximo fin de semana será el turno de los documentales Empleadas y Patrones y así como los tres capítulos de El Otro Lado: 'La Joya', 'Panamá Gay' y 'Fotógrafos de la Muerte'. También se proyectarán películas como Good Vibes y Chance, esta última se presentará nuevamente el 11 de febrero junto a Invasión.

El 12 de febrero la celebración de los 20 años de trayectoria de Abner Benaim culminarán con las proyecciones de Yo no me llamo Rubén Blades y su último proyecto hasta la fecha, Plaza Catedral.

“Estoy muy contento de compartir el trabajo de estos primeros veinte años desde que empecé a hacer cine. Cada película marca un momento de mi vida y abarca temas que son cercanos a mí. A través de los años hacer y mostrar estas películas me ha acercado a mucha gente especial, gente que me ha ayudado a lograr hacer las películas y tanta gente con las que he compartido momentos, conversaciones, experiencias en torno a esta gran aventura que es hacer cine”, señaló el cineasta sobre las actividades realizadas por el Museo del Canal en torno a sus 20 años en la industria.

Resultado del éxito

A lo largo de su carrera en el séptimo arte, Abner Benaim se ha convertido en una de las figuras más importantes del cine panameño, dejando el nombre de Panamá en alto a través de su talento en múltiples ocasiones.

El director ha representado al país en diferentes premiaciones y festivales alrededor del mundo, logrando poner los ojos de la industria en el istmo más de una vez.

Solamente el año pasado Benaim fue reconocido por los galardones de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas, los Óscar, por su trabajo en la cinta Plaza Catedral con una nominación a Mejor Película extranjera de los Premios Oscar. Este mismo largometraje tuvo la oportunidad de debutar en el Festival de Cine de Guadalajara, donde tuvo gran aceptación.

Anterior a la nominación al Óscar, diferentes proyectos de Benaim habían recibido gran reconocimiento por la industria cinematográfica en América Latina y Europa, sin embargo, el director reconoce que nada hubiera sido posible sin Chance, cinta que por mucho tiempo fue uno de sus más grandes anhelos realizar.

“Para mí poder hacer Chance fue muy importante. Era mi sueño hacer una película, o sea, un largometraje de ficción, porque ya había hecho documentales y cortos pero al hacer Chance ese anhelo se concretó, y dio lugar a muchas cosas más. Cuando uno termina un trabajo, ahí no termina el ciclo, sino que realmente empieza la vida de esa obra, que encuentra su público, y de ahí surgen muchas cosas más. Las reacciones de la gente a Chance fueron increíbles, y definitivamente me motivaron a seguir adelante”, comentó a La Estrella de Panamá.

Justo como el mismo Benaim menciona, después del éxito rotundo de Chance en la región latinoamericana las puertas empezaron a abrirse para él, quien a penas llevaba cinco años de carrera como director.

Su próximo proyecto fue un documental con la misma línea narrativa de Chance: Empleadas y Patrones, el cual tuvo la oportunidad de presentar por primera vez en 2010 en el Festival Internacional de Cine Documental de Ámsterdam, de Holanda y poco después en el Festival Internacional de Cine de Londres, de Inglaterra.

Pero fue con Invasión, documental basado en los sucesos de la invasión estadounidense a tierras panameñas en 1989, que se cimentó su éxito.

El proyecto obtuvo el Premio del Público a Mejor Documental y Premio de Mejor Película de Centroamérica y el Caribe en el Festival Internacional de Cine de Panamá, donde debutó.

Tiempo después el filme fue seleccionado para representar a Panamá en la categoría de Mejor Película de no habla inglesa en la octogésima séptima edición de los Premios Óscar, siendo esta la primera vez que tendría un reconocimiento de esta categoría.

Un mensaje

Desde sus inicios, el cine de Abner Benaim se ha caracterizado por visibilizar distintas realidades sociales de Panamá.

Su serie documental El otro lado, donde se retratan temas como la vida bajo rejas en la cárcel La Joya y la homosexualidad en Panamá así como Plaza Catedral, película que toca temas como la desigualdad socioeconómica y el luto son buenos ejemplos de la línea de trabajo del cineasta.

“Desde que empecé a hacer cine en Panamá me han interesado los temas sociales, pero siempre vistos a través de historias personales. Me parece importante que el cine y las artes hablen y muestren lo que no se quiere ver y escuchar. Aunque a veces resulte incómodo, siento que a través del cine podemos cambiar la percepción sobre ciertos temas y ayudar a entender situaciones muy complejas en nuestra sociedad que necesitan atención.”, destacó a este medio.

El director de cine concluyó compartiendo con La Estrella de Panamá que en un futuro espera poder crear proyectos basados en sus experiencias personales o existenciales , en películas donde pueda reflejar su intimidad emocional.

Lo Nuevo
comments powered by Disqus