25 de Feb de 2020

Café Estrella

Vuelven a pasarse Crean polémica

EXCESIVA SEPARACIÓN. Excesiva separación entre muslos y cintura exagerada... Los ‘ángeles’ de Victoria’s Secret vuelven a ser noticia y ...

EXCESIVA SEPARACIÓN. Excesiva separación entre muslos y cintura exagerada... Los ‘ángeles’ de Victoria’s Secret vuelven a ser noticia y no precisamente por su aspecto saludable y su físico envidiable, sino más bien por un desacierto con el manejo del Photoshop. Si hace poco en su página web nos mostraban a Marissa Miller sin brazo, ahora la protagonista es Karolina Kurkova.

REINCIDEN

Un nuevo abuso del Photoshop pone en el punto de mira a una de las firmas de lencería más conocidas a nivel mundial. Victoria’s Secret ha presentado a una de sus modelos, Karolina Kurkova luciendo uno de sus espectaculares diseños playeros.

Aunque en este caso no le falte ningún miembro, la separación entre sus piernas es tan exagerada que cuesta creer que el ‘angelito’ posea un cuerpo tan flexible.

De nuevo se abre el debate sobre el uso del retoque fotográfico, tan eficiente cuando se sabe utilizar y tan desafortunado cuando se abusa de él. Y es que no hay más que echar la vista atrás y recordar cuando a Marisa Miller le amputaron un brazo mientras lucía, como solo ella sabe hacerlo, uno de los The Sexiest Polo de la marca en color granate.

A pesar de que Victoria’s Secret cuenta con esculturales modelos, no renuncia al uso del Photoshop para perfeccionar a sus preciosos ‘ángeles’ y crear así mujeres imposibles y, sobre todo, nada naturales.

NO APRENDEN

Como si esto fuera poco, en otra de las fotografías del tan esperado catálogo de bañadores para esta temporada, la firma estadounidense muestra a Candice Swanepoel con una cintura exageradamente marcada, imposible de creer. De nuevo la polémica sobre el mal uso del retoque digital está servida.

Estos ‘accidentes fotográficos’ suceden por falta de atención del editor pero sobre todo suceden por esas ansias de mostrar a modelos delgadas como si fueran esqueletos. ¡Ya son suficientemente delgadas, quizás demasiado! Pero, por lo visto, la firma de lencería no aprende de sus errores y sigue expandiendo el culto a la delgadez extrema.