23 de Feb de 2020

Café Estrella

El poeta del realismo

ESTOCOLMO. El intimista Tomas Tranströmer, que recibió el jueves el Premio Nobel de Literatura a los 80 años, es el más conocido de los ...

ESTOCOLMO. El intimista Tomas Tranströmer, que recibió el jueves el Premio Nobel de Literatura a los 80 años, es el más conocido de los poetas escandinavos vivos y cuenta con una obra en la que explora la relación entre nuestra intimidad y el mundo que nos rodea.

Nacido el 15 de abril de 1931 en Estocolmo, Tomas Tranströmer fue educado por su madre, después de la partida, muy temprana, de su padre.

Diplomado en psicología en 1956, trabajó en el Instituto Psicotécnico de la Universidad de Estocolmo. En 1960 empezó a ocuparse de jóvenes delincuentes en un instituto especializado.

A la vez que desarrolla una rica obra poética, trabaja con discapacitados, condenados y toxicómanos.

Con 23 años, todavía estudiante, publica su primera antología 17 poemas, en una de las mayores editoriales suecas, Bonniers, con la que seguirá a lo largo de toda su carrera.

Para el editor, la poesía de Tranströmer es ‘un análisis permanente del enigma de la identidad individual frente a la diversidad laberíntica del mundo’.

En 1966, recibe el prestigioso premio Bellman. Seguirán numerosas recompensas, como el Neustadt International Prize (Estados Unidos, 1990).

En 1997, la ciudad obrera de Västeraas, donde vivió 30 años antes de volver a Estocolmo en los años 90, creó el premio Tranströmer.

Después de publicar decenas de antologías, el poeta sufre en 1990 un ataque de apoplejía que le deja parcialmente paralizado y afásico, lo cual le obliga a reducir considerablemente su actividad.

Su primera obra tras ese ataque, seis años después, es una antología titulada Góndola fúnebre, de la que se han vendido 30.000 ejemplares, una buena cifra para el género de la poesía.

Después de este éxito, Tranströmer no publicó nada durante ocho años, salvo su correspondencia con Bly.

Su última publicación se remonta al año 2004, con El gran enigma, una antología de 45 haikus.

‘Caminar es un salto en paracaídas de los sueños. Libre de la sofocante turbulencia en la que se hunde el viajero hacia la zona verde de la mañana’, escribió en ese poema. ‘Se incendian las cosas. Desde el punto de vista de la penumbra está al tanto de los enormes sistemas de raíces de los árboles, sus lámparas oscilantes subterráneas. No obstante, en la superficie —una inundación tropical de ello _ con los brazos levantados, escuchando al compás de una bomba invisible’.

Desde entonces se centra en su otra pasión, la música. Toca a diario el piano, solo con la mano izquierda (la derecha quedó lisiada por el ataque), y se pasa las mañanas escuchando música clásica, contó su esposa en una entrevista al diario sueco Dagens Nyheter.

Transtromer había sido el favorito permanente para recibir los 10 millones de coronas suecas (1,5 millones de dólares) que acompañan el galardón, y en los últimos años los periodistas suecos aguardaron frente a su apartamento de Estocolmo el día en que era anunciado el premio de literatura.

Transtromer es el primer sueco que recibe el premio de literatura desde que Eyvind Johnson y Harry Martinson lo compartieron en 1974.

Tomas Tranströmer vive con su esposa Mónica. Tienen dos hijas.