Temas Especiales

02 de Dec de 2020

Café Estrella

Adiós a Jesús del Pozo

La noticia más triste llegaba en agosto. El diseñador Jesús del Pozo fallecía en Madrid a los 64 años a causa de un enfisema pulmonar. U...

La noticia más triste llegaba en agosto. El diseñador Jesús del Pozo fallecía en Madrid a los 64 años a causa de un enfisema pulmonar. Un referente de la moda española en las últimas décadas, dejando un amargo sabor a la 53 edición de Cibeles Madrid Fashion Week, que se celebró tan solo unas semanas después.

nunca esperado

Dicen los que estaban cerca que ni él mismo parecía ser consciente del alcance de su larga dolencia. Que nunca ejerció de enfermo y trabajó hasta el final. Aunque su frágil aspecto despertó alarmas en los últimos tiempos y por recomendación médica se mantuvo algo apartado de la esfera pública.

su vida y legado

Durante sus más de treinta años de entrega al embellecimiento de la mujer, Jesús del Pozo recibió la Medalla de Oro al Mérito de las Bellas Artes, el Premio Nacional Cristóbal Balenciaga, la Aguja de Oro y la ‘T’ de Telva al Mejor Diseñador nacional, además de haber vestido a mujeres como la Infanta Cristina, Esperanza Aguirre, Ángeles González-Sinde y su musa por excelencia, Ana Belén.

Jesús del Pozo comenzó su andadura en 1974 con una tienda en la calle Almirante de Madrid, donde la ropa de hombre era su delicattesen. Solo cuatro años después decidió dedicar su vida entera al mundo femenino, no solo creando exquisitas prendas de pasarela, sino que además en su larga lista de proyectos también entró el mundo de la cosmética con varios perfumes.

A un mes vista de la gran semana de la moda de la capital española, uno de los modistos más prestigiosos del panorama peninsular falleció tras toda una vida entregada a la mujer, a la que convirtió en símbolo de elegancia y feminidad.

Su muerte no fue impedimento para que su última colección de Primavera/Verano 2012 se presentará tal como estaba previsto en la pasarela Cibeles Madrid Fashion Week. Sin duda, su ausencia en la edición de Cibeles marcó un antes y un después.