Temas Especiales

06 de Jun de 2020

Café Estrella

Adiós a los cubículos, llegan los espacios libres

PANAMÁ. Las normas de trabajo panameñas exigen que las personas, dependiendo de la labor que realicen, cumplan con un horario de ocho ho...

PANAMÁ. Las normas de trabajo panameñas exigen que las personas, dependiendo de la labor que realicen, cumplan con un horario de ocho horas diarias. Por lo general, las oficinas en Panamá están diseñadas con estructuras basadas en la producción industrial, donde las personas son ubicadas una al lado de la otra en forma de ileras, de acuerdo a los elementos técnicos o en cubículos, como solía hacerse en las décadas de 1940, 1960 y 1990, respectivamente. Esto podría traducirse a un aproximado de seis horas diarias y de 36 a la semana en una postura recta o en una mala postura que, de acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), no es buena para ningún ser humano y por consiguiente tampoco para la empresa.

¿Cuál es la solución? Las Oficinas flexibles, aseguran los arquitectos especialistas en el tema.

NECESIDADES

De acuerdo con Sergio Ramírez, especialista en Salud ocupacional, ‘un buen ambiente laboral es un derecho de todo empleado. Los empleadores tienen la obligación social de crear espacios en los que las personas puedan caminar, [estar] libres de estrés, con temperatura y luz adecuadas, con buenas herramientas y la confortabilidad adecuada para soportar largas jornadas de trabajo. De lo contrario, los empleados podrían padecer problemas lumbares, visuales y hasta neurológicos.’ Estas razones han hecho que empresas internacionales hayan invertido ingenio y presupuesto en la elaboración de espacios que brinden los mayores estándares de comodidad a los empleados, sin dejar de tomar en cuenta las necesidades del empleador.

El concepto en diseño denominado ‘oficinas flexibles’, en el cual, con la ayuda de los colores, formas y escenarios sacados de la vida cotidiana, se explota al máximo la creatividad de las personas, sin que se les someta a un horario rígido de trabajo, con sitios de esparcimiento y los más altos estándares de tecnología que faciliten la comunicación, entre compañeros de oficina o con colegas en el exterior.

EMPRESAS PIONERAS

La arquitecto y diseñadora de la empresa Atmósfera, Argelis Branch, trabaja el concepto de oficinas flexibles en el mercado panameño. Branch comenta que uno de los ejemplos más famosos son las oficinas de Google, Facebook, Pixar y Disney, quienes han puesto como obligatorios tener salas de relajación.

‘En lugares como estos lo último que se puede encontrar es cubículos. Los empleados tienen la potestad de trabajar en cualquier área en la que se sientan cómodos y no deben permanecer en ningún sitio por largas jornadas’, explicó Argelis.

Aquí se aplica la psicología de los colores, que despiertan diferentes sensaciones en las personas, se les ofrece la mayor cantidad de luz natural posible y se les deja una entrada que les permita estar en contacto con el mundo exterior.

Shassia Ubillús, otra arquit ecto de Atmósfera, argumenta que, en oficinas flexibles, el término ‘espacio’ desaparece, tomando en cuenta que existen empleados que pasan más tiempo fuera de la oficina que en ellas. Por eso, un lugar adecuado para este tipo de empleados puede ser cualquiera, en el que pueda conectar su computadora y tener acceso a internet’.

RENDIMIENTO

Víctor Feingold, presidente ejecutivo de Contract, empresa argentina dedicada a servicios de arquitectura corporativa y comercial, asegura que ‘actualmente las razones de peso para que una organización tome la decisión de cambiar son el ahorro de espacio, la reducción de los costos de operación, el aumento de la productividad y los beneficios ambientales’, a pesar de que tener una de ellas requiere de una inversión mayor en estructuras reduce 30% de los costos de operación y cerca de un 40% las superficies.

Según Feingold, tanto ‘flexibilidad’ como ‘trabajo flexible’ son términos utilizados para describir una amplia gama de estilos de trabajo y prácticas de empleo.

‘El término se utiliza para describir todo tipo de labor que difiera de la tradicional jornada de tiempo completo en un mismo espacio físico. Pero sobre todas las cosas, el concepto de trabajo flexible descansa en la idea de que el trabajo es lo que las personas hacen, no el lugar donde lo hacen’. ‘El esfuerzo está orientado a alcanzar determinados objetivos y es el trabajador quien decide cuál es el lugar más adecuado para desarrollar su actividad en cada momento’.

Según lo planteado por Feingold, el concepto de oficinas flexibles abarca más que las estructuras del lugar de trabajo, comprende una jornada laboral más libre para el empleado.