Temas Especiales

07 de Apr de 2020

Café Estrella

Del mismo planeta

COLOMBIA. En el libro Los hombres son de Marte y las mujeres son de Venus, John Gray afirma que los hombres y las mujeres son tan disími...

COLOMBIA. En el libro Los hombres son de Marte y las mujeres son de Venus, John Gray afirma que los hombres y las mujeres son tan disímiles que parecen ser de planetas diferentes. La obra desató gran revuelo pues reafirmó el estereotipo de que, en materia sexual, ellas prefieren las caricias del juego previo, mientras que ellos quieren ir al grano sin tanto preludio.

Sin embargo, investigaciones recientes concluyen que esa tesis es un mito pues hoy, que ellas son más liberales y viven su sexualidad abiertamente, se observa que la brecha cada vez es menor.

Uno de estos trabajos fue hecho por Janet Shibley Hyde y Jennifer L. Petersen, psicólogas e investigadoras de la Universidad de Wisconsin-Madison, en Estados Unidos. Hyde y Petersen tomaron más de 800 estudios publicados entre 1943 y 2007 y realizaron un metaanálisis, procedimiento estadístico con el que se analizan los resultados de las investigaciones sobre un mismo tema. Incluyeron en la muestra estudios realizados con personas de 87 países de los cinco continentes y evaluaron varios ítems de distintas prácticas y conductas sexuales.

Los resultados demostraron que si bien es cierto que hay ciertas diferencias de género frente a la sexualidad, el 78% de ellas son mínimas o cercanas a cero. ‘En el ámbito de las relaciones íntimas heterosexuales, se dice que los hombres y las mujeres son tan diferentes como si vinieran de otros planetas, pero la realidad es otra’, afirma Hyde. Según Petersen, este compendio de estudios, por ejemplo, desmitifica la creencia de que el apetito sexual de los hombres es desaforado mientras el de ellas es bajo. Según el análisis estadístico ‘tanto ellos como ellas tienen actitudes muy similares hacia el sexo y las conductas sexuales’, dijo a SEMANA.

Uno de los mitos más comunes es que los hombres están dispuestos a acostarse con cualquier mujer que les parezca atractiva y ellas son mucho más selectivas. Si esto fuera cierto, la cifra de relaciones sexuales de los hombres sería mayor. Pero la realidad es que tanto hombres como mujeres tienen casi el mismo número de parejas durante su vida. Tampoco es cierto que ellos sean más infieles que ellas. Según el estudio, el 25% de los hombres y el 15% de las mujeres aceptan tener relaciones sexuales fuera de la relación estable, una diferencia no tan amplia de cara al estereotipo según el cual ellos son infieles por naturaleza.

En cuanto a prácticas sexuales específicas como el sexo oral, que en la época de la posguerra a mediados del siglo XX y hasta los años 1960 fue visto como un tabú, el reporte señala que hoy hombres y mujeres lo experimentan con frecuencia. De hecho, un estudio realizado en 2011 por la firma Feedback, mostró que en Colombia más del 70% de parejas admitieron hacerlo. Nuevamente, en esta investigación la diferencia porcentual entre hombres y mujeres no es mayor al 10%.

El extenso análisis de la Universidad de Wisconsin-Madison reveló, además, que ellos tienen una actitud más permisiva que ellas hacia el sexo casual, no sienten pudor al hablar de la masturbación y consumen más pornografía. Sin embargo, en el resto de ítems, como la edad al momento de la primera relación, la frecuencia de los encuentros sexuales, la infidelidad, el sexo anal y el cibersexo, la diferencia porcentual fue pequeña.

Las investigadoras señalan que estos cambios a través del tiempo se deben a que las mujeres reportan cada vez con más frecuencia detalles de su vida sexual, lo que no sucedía en el pasado porque esta esfera de su vida estaba regulada y castigada.

Para el sexólogo Juan Manuel González, esto se explica porque hombres y mujeres recibían una educación sexual diferente. En efecto, según los roles tradicionales de género, ellos podían ser donjuanes pero ellas debían ser recatadas. Por eso aun hoy, ‘cuando un hombre se acuesta con varias mujeres no es juzgado de la misma forma en que lo hacen con una mujer que hace lo mismo con hombres’, le dijo a SEMANA.

La sexóloga Luisa Torres añade que, con la entrada de la mujer al campo laboral, ella también ha logrado ‘descubrir su sexualidad sin verla como algo prohibido y obligatorio, sino como una fuente de placer. Ahora quiere experimentar más y toma la iniciativa’, señaló a esta revista.

Según el estudio realizado por Hyde y Petersen, las diferencias de género en cuanto a conductas sexuales son más amplias en sociedades en las que hay una desigualdad muy grande entre hombres y mujeres, como por ejemplo donde impera el machismo. En estas culturas, la doble moral les permite a ellos ser liberales frente al sexo y a ellas no. Sin embargo, a nivel global, internet y los medios masivos de comunicación han ayudado a quitarle ese halo de misterio al sexo y, según las autoras, esto explicaría por qué hoy ambos géneros están más abiertos a vivir una sexualidad más plena.

Sin embargo, los estereotipos siguen marcando la pauta y esto es evidente en la publicidad y la pornografía. De hecho, Hyde y Petersen afirman que las diferencias de género exageradas no son solo un problema para las mujeres. ‘La doble moral también obliga a los hombres a incurrir en conductas sexuales riesgosas como el sexo casual o tener sexo con múltiples parejas’, señala el estudio.

A sí, poco a poco se derrumba el mito de Marte y Venus. Petersen dice que ya se había demostrado en otras investigaciones que en comunicación verbal, habilidad para las matemáticas y otros factores de personalidad la brecha era mínima. ‘Ahora la sexualidad no es la excepción’, concluye la autora.