Temas Especiales

04 de Jun de 2020

Café Estrella

La genialidad de Trujillo en acción

PANAMÁ. ‘Imaginario, impresionista, naturalista, perfeccionista, noble, susceptible y cascarrabia’, son algunas de las cualidades que le...

PANAMÁ. ‘Imaginario, impresionista, naturalista, perfeccionista, noble, susceptible y cascarrabia’, son algunas de las cualidades que le atribuyen al pintor Guillermo Trujillo, las personas que le conocen.

El hombre que nació en Honconcitos, provincia de Chiriquí, superó un cáncer hace 20 años; y con 85 años a cuestas inaugura hoy ‘Preludio de Vidas Nuevas’, a las 7:00 de la noche, en la Galería Habitante, ubicada en Calle Uruguay.

PRELUDIO

Amigos, colegas y hasta su propia hija Isabel de Obaldía coinciden en que hablar del trabajo artístico del chiricano es abrir un baúl antiguo, lleno de recuerdos y obras, que datan desde su primera exposición en 1956, en Barcelona, España.

Para la hija del maestro, quien también es pintora, el silencio es la respuesta de todo lo que se conoce de su padre. De Obaldía dice que es de pocas palabras, por eso resumió que estos dibujos reflejan la gran disciplina y pasión por el oficio artístico de su papá. Esa pasión que ni el tiempo ni los achaques propios de su edad han podido disminuir, apuntó.

La pintora dijo que su padre goza de una fortaleza espiritual e intelectual que lo anima a explorar cosas nuevas. ‘A sus 85 años trabaja desde que amanece hasta entrada la tarde. Esas exploraciones la atestiguan sus dibujos, trabajados con detalles que un buen ojo sabe detectar. ¡Ese es Trujillo en acción; es ese Trujillo mi padre!’, indicó la hija del maestro.

OPINIONES

De Obaldía guarda este consejo de su padre: ‘El éxito no se consigue fácilmente. No sólo hay que tener talento, hay que ser disciplinado y constante’. Un hombre como él, siempre ponía en práctica ese principio, explicó.

Donald Kuspit —uno de los críticos estadounidenses de arte más distinguidos del continente y autor de libros de críticas, entre ellos: Arte Redentor Reveries Críticos (2000); Identidades idiosincrásicos: Artistas en el Fin del Avant-Garde (1996), Daniel Brush: Oro sin fronteras (con Ralph Esmerian y David Bennett, 1998)—, tiene una apreciación de Trujillo y la plasmó en un memorial de las obras del artista, donde lo definió como ese ser humanista e imag inario de la naturaleza.

Pedro Luis Prados —crítico de arte y catedrático de Filosofía y Estética de la Universidad de Panamá— elaboró junto a Trujillo un texto para definir estas obras que no tienen tiempo preciso. Fueron largas jornadas y años que le tomó al artista para terminar todas las piezas, indicó Prados.

‘Preludio de Vidas Nuevas’ conduce a un laberinto de sombras y figuras que como imágenes hipnóticas se construyen y deshacen en ese tránsito difuso entre la vigilia y el sueño, expresó Prados sobre este reciente trabajo de Trujillo. El artista también dice su parecer sobre su obra, es así que entrelaza lo fantástico y lo tenebroso que hay en el universo construido por la hibridación entre los vegetales y lo animal que habitan esos laberintos por personajes lúdicos.

EXPOSICIÓN

Trujillo, para esta muestra, exhibe 17 obras dibujadas a tinta sobre papel fabriano, utilizando la técnica del claroscuro, un método que es un referente en su trabajo.

El artista estará presente durante la muestra, por lo cual críticos locales, compañeros de toda la vida y personas allegadas, compartirán con él y darán fe de la tenacidad de este pintor de las sombras tal como lo describió Pedro Luis Prados.

Para Vivian Sosa, directora de Galería Habitante, estas obras del maestro evidencian ese juego libre de imaginación, pero que a la vez impresionan visualmente los torsos del ser humano y esa lucha precedida por la naturaleza.

‘Conozco a Trujillo desde jovencita, tengo un aprecio, un amor por él que no puedo ocultar. Este maestro ha dejado el nombre de Panamá en alto y me siento orgullosa de eso’, expresó Sosa.