03 de Oct de 2022

Café Estrella

Muerte técnica del Messenger de Hotmail

PANAMÁ. ‘Adiós Windows Live Messenger, las próximas generaciones no sabrán lo genial que era enviarle zumbidos a tus amigos’, escribió A...

PANAMÁ. ‘Adiós Windows Live Messenger, las próximas generaciones no sabrán lo genial que era enviarle zumbidos a tus amigos’, escribió Alexander Sánchez, de Panamá, en Facebook.

Alejandra Cabrera de México escribió en Twitter: ‘#AnécdotasDelMessenger Un minuto de silencio por todas las buenas conversaciones nocturnas de Windows Live Messenger. ¡Lo mejor!’. En esa misma red social, Susana García de Panamá expresó: ‘Lo más cerca que estuve de una orgía fueron aquellas conversaciones de grupo con 18 personas en el Windows Live Messenger :’) #Recuerdos’.

Según cuenta Oliver Castillo Fernández, de 35 años, la semana pasada cuando leyó en su computador que Microsoft acabaría con la plataforma original de Messenger (msn) lo invadió la ‘tristeza’ porque ‘el sitio de chats que usé por muchos años desaparecerá’, anotó. Castillo recuerda que ‘los usaba con mi novia, hoy esposa, Carmen García. Nos enviábamos los famosos zumbidos cuando uno de los dos demoraba en contestar el chat. Con el zumbido evitábamos escribir: ‘¿Estás ahí?’, era como una alerta’.

En internet, el msn de Windows fue toda una revolución. La mensajería instantánea y gratuita había llegado al alcance de todo aquel que tenía internet. Llegó en tercer lugar al ruedo de los chats, pues le predecedieron ICQ y America On Line Instant Messenger, que también fueron una novedad en su momento.

EL TERCER CHAT HA MUERTO

Msn nació el 21 de julio de 1999, para ese entonces la red de contactos que Microsoft tenía en Hotmail era de 40 millones de usuarios. El msn de Windows, mejor conocido como el msn de Hotmail, no tuvo problemas para ubicarse como el chat más popular de los tres.

Hoy tiene 360 millones de cuentas registradas, de las cuales 135 millones son usuarios latinoamericanos.

Sin embargo, 360 millones es poco en comparación con la comunidad de mil millones de usuarios que ostenta Facebook.

El declive del msn se hizo evidente en los últimos años con el auge de las redes sociales que también ofrecen servicios de mensajería instántanea, como Facebook, Twitter, Gmail o sistemas adaptados para celulares inteligentes como WhatsApp. Por tanto, el martes 6 de noviembre, Microsoft anunció que msn se fusionaría con Skype, el programa de videollamadas, a partir de marzo de 2013.

¿QUÉ PASARÁ?

El director de Desarrollo de Mercado de Skype Latinoamérica, Alejandro Arnaiz, dijo que tienen como objetivo enfocar sus esfuerzos en hacer que las cosas sean más sencillas para los usuarios, así como tratarán de mejorar la experiencia en general. ‘Daremos de baja el servicio de msn en todos los países del mundo durante el primer trimestre de 2013 (excepto en China donde msn continuará estando disponible)’.

Añade Arnaiz que aunque la plataforma original de msn cambia, siguen fiel al objetivo de ‘ofrecer la mejor experiencia de comunicación para todos, en cualquier lugar’.

Según Arnaiz, los usuarios de Messenger pueden registrarse en Skype usando su cuenta Microsoft sin perder sus contactos. ‘Si ya están usando Skype y Messenger, los usuarios pueden fusionar ambas cuentas. Una vez completado el proceso de instalación, se dará la bienvenida a los usuarios en Skype con su lista de amigos sincronizada y lista para enviar mensajes instantáneos de inmediato’, indicó.

Ante la muerte anunciada de msn, Castillo Fernández se pregunta cuántos amigos de distintas partes del mundo se conocieron mediante msn, incluso los noviazgos. ‘Cuántos tuvimos nuestra primera novia virtual por msn, se enviaban corazones, flores, muchos emoticonos y zumbidos’. ‘Los 13 años de historia de este servicio de mensajería se llevan con su término un sinfín de anécdotas, peleas, amores, desamores y secretos. Adiós a este gran ícono de la mensajería instantánea’, expresó el usuario.

Estas son historias de vida de las generaciones desde la Baby boomer hasta la Y, pero que no conocerán la Z ni las venideras.