28 de Nov de 2021

Café Estrella

Bloquea la entrada del VIH y el ébola en células

MADRID. El equipo de investigadores del Servicio de Microbiología del Hospital 12 de octubre ha logrado dar un primer paso en el bloqueo...

MADRID. El equipo de investigadores del Servicio de Microbiología del Hospital 12 de octubre ha logrado dar un primer paso en el bloqueo de la entrada de los virus del VIH y el ébola en las células del sistema inmunitario, para impedir que se diseminen por el organismo.

El doctor e investigador del Doce de Octubre Rafael Delgado, y el consejero madrileño de Sanidad, Javier Fernández-Lasquetty, han presentado hoy los avances de este trabajo, que se está llevando a cabo en colaboración con la Universidad de Oxford y con el Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) de Sevilla.

A pesar de este avance, el proyecto, sobre el que los investigadores llevan trabajando diez años, se encuentra en la primera fase y, en la actualidad, se están haciendo las gestiones para entrar en el paso siguiente, que permitirá trabajar con pequeños animales.

Por ello, la aplicación de esta práctica puede tardar entre cinco y diez años, según calculan los expertos.

Delgado ha destacado la importancia del trabajo sobre estos dos virus, dado que el VIH está muy extendido por todo el mundo y el ébola, si bien está centrado en algunos puntos de África y ha afectado a miles de personas, es el patógeno humano ‘más virulento’ conocido, con una altísima tasa de mortalidad entre quienes lo contraen.

De hecho, ha explicado que solo media docena de laboratorios en todo el mundo tienen instalaciones adecuadas para trabajar con el ébola, lo que hace que la investigación sea muy costosa.

Por eso, lo que ha permitido al Doce de Octubre avanzar en la investigación ha sido el hecho de crear un ‘falso virus’ del VIH y del ébola a partir de un virus inocuo.

Así, ha explicado, aplicando a ese virus inocuo las partículas de azúcares que se encuentran en la capa exterior del VIH o el ébola -y que es lo que les permite entrar en las células-, se consigue engañar a éstas y hacerles creer que el virus que les ha contagiado es el original.

Se trata de un avance que no solo se podría aplicar en los tratamientos antivirales, sino que podría ser usado también en vacunación o en quimioterapias.