Temas Especiales

16 de Apr de 2021

Café Estrella

Manu se estrena hoy con el ballet cubano

PANAMÁ. Aquí la llaman ‘Manuelita’; en Cuba, la llaman ‘Manu’ por instrucciones de la leyenda viviente del ballet, Alicia Alonso. La pri...

PANAMÁ. Aquí la llaman ‘Manuelita’; en Cuba, la llaman ‘Manu’ por instrucciones de la leyenda viviente del ballet, Alicia Alonso. La primera bailarina del Ballet Nacional de Panamá, Manuela Navarro, llegó a la isla revolucionaria el pasado 8 de febrero. Aunque la embargan los recuerdos de su país, su familia, amigos, estudio y sus alumnas, su nostalgia es remecida por momentos de felicidad. Una de esas razones de alegría es que esta noche debuta con el Ballet Nacional de Cuba (BNC), con el que se encuentra aprendiendo para perfeccionarse, tal como lo dijo Manu la noche del pasado 7 de febrero, cuando se presentó para la clausura de la gala de ballet ‘Stars of the 21st Century’ (Estrellas del Siglo 21), en el Teatro Nacional de Panamá.

DESDE LA HABANA

Manu llegó a La Habana con su madre Lilia Vallarino de Navarro, pero a la semana su mamá se regresó a Panamá. Fue una desconexión maternal, así lo sintió la bailarina de 24 años, cuando vio retornar a su madre y ella quedarse junto su nueva familia, amigos y junto a la persona que la eligió, la maestra y primera bailarina absoluta del BNC, Alicia Alonso.

Ahora vive en el barrio de Vedado muy cerca de la Calle Calzada No. 510 y contigua a la Plaza de la Revolución.

Manu confesó que desde que se instaló en Cuba ha perdido el contacto con su mamá y otros familiares. Han sido pocas las ocasiones que la artista ha logrado hablar por teléfono o comunicarse por internet.

En un local de Vedado, Manu aprovecho la oportunidad de que le prestaran una computadora para cumplir con una tarea con la que se hab ía comprometido: responderle a Ego un par de preguntas sobre sus primeros entrenamientos, su primera presentación y la experiencia que ha adquirido en poco tiempo en La Habana.

Vedado es un barrio tranquilo, así como cualquier rincón de Cuba, con calles de piedra y asfalto donde se siente el frío de la temporada y donde la brisa se mezcla con la sal del Mar Caribe, y la gente es muy auténtica, solidaria y educada.

‘¡Hola Panamá! Ha sido difícil conectarme al e-mail, pero ahora que lo hice quiero expresar lo que siento’, señaló ‘Manu’ en su introducción.

Cuenta la artista que residir en Cuba es una experiencia lindísima. ‘Me estoy quedando con la familia Villalón Pérez. La señora de la casa es la mano derecha de Alicia Alonso y Pedro Simón, quien es el esposo de Alicia’, informó.

‘El señor de la casa se llama Norberto Villalón y es el director de producción de escena del BNC, tienen dos hijas: una de 12 años, llamada Enara, y la otra, de 18, que se llama Jennifer. La de 12 está en la escuela cursando danza y Jennifer es aprendiz en la compañía del BNC, es una excelente familia y me hacen sentir en casa’, agregó.

La bailarina panameña adelantó que está emocionada y nerviosa porque ya llegó el día se su presentación.

‘Hoy y mañana 16 de marzo tendré mi primera función en la sala Avellaneda del Teatro Nacional de Cuba con un solo contemporáneo titulado ‘De un hilo’ de la coreógrafa panameña Analida Galindo y llevaré un vestuario que preparó mi madre’, apuntó.

ANÉCTODAS

Manu explicó que las clases con los bailarines y profesores son excelentes. ‘No tengo nada de que quejarme, los primeros ensayos fueron un poco difíciles, ya que me exigen mucho en cuanto al estilo cubano, lo cual es de mi agrado porque me gusta que me exijan perfección’, aclaró.

‘He conversado varias veces con Alicia, lo hago siempre en el teatro antes o después de una función de ensayo, le consulto sobre mi preparación y las jornadas. Los maestros están contentos con el trabajo que estoy desarrollando en estos momentos y eso me tiene contenta’, aclaró.

La estrella del ballet panameño no se pudo desprender de sus cosas. En su maleta se llevó ocho de sus trajes; en ellos, se siente cómoda, explicó en sus líneas. El vestido azul marino (que aparece en la portada) que usó el 7 de febrero pasado está entre el ajuar que se llevó a la isla.

Manú indicó que aún no le han confirmado si en septiembre regresará al istmo para una presentación. ‘Me enteré que venía para una actividad que realizará el Instituto Nacional de Cultura en esa fecha, pero estoy esperando que la noticia sea positiva’.

‘En Panamá dejé muchas cosas, extraño a mi familia, pero debo ser muy honesta y decir que estoy muy feliz de estar acá y no me arrepiento en ningún momento de haber tomado la decisión de venir a Cuba’, concluyó.