Temas Especiales

03 de Jun de 2020

Café Estrella

‘Se está aprendiendo mientras se hace’

PANAMÁ. Hablar de cine en Panamá, es hablar, por lo menos hasta hace unos años, de un producto de importación. Sin embargo, en los últim...

PANAMÁ. Hablar de cine en Panamá, es hablar, por lo menos hasta hace unos años, de un producto de importación. Sin embargo, en los últimos tiempos las cosas han ido cambiando. A principios de 2012 se creó una ley para fomentar la producción de cine en nuestro país; también, se ha multiplicado la visita de cineastas extranjeros, la realización de festivales, muestras y concursos a nivel nacional. De igual forma, el financiamiento de proyectos cinematográficos por parte del gobierno panameño y entidades y organizaciones ya se está transformando en algo común.

Hace unas semanas, varios cineastas panameños y de Centroamérica, tuvieron la oportunidad de compartir y recibir talleres y clases de parte de tres figuras de importancia para la industria cinematrográfica regional: Patricia Renjifo, Guillermo Rossi y Diego Corsini (colombiana y argentinos, respectivamente), quienes se dedican a la parte legal, producción y venta de productos de cine latinoamericanos. Renjifo y Rossi tuvieron la oportunidad de hablar con La Estrella y dar su visión de lo que ellos califican una industria que está ‘en desarrollo’, el cine panameño.

—Si hubiese que calificar la etapa en que se encuentra el cine panameño, ¿cómo lo harían?

—Están en desarrollo, claramente en una etapa de crecimiento, porque están empezando a trabajar muy fuerte y muy rápido en políticas sobre el cine—dice Guillermo Rossi—. Tienen una ley muy nueva y, por lo que nos han comentado los productores nacionales, están muy motivados por las distintas políticas que hay, porque en muy poco tiempo se han abierto puertas enormes.

—¿Qué han podido ver del trabajo panameño durante su estancia en el país?

—Por estar completamente involucrados en el laboratorio, hemos visto, más que nada, muchos proyectos en papel— añade Renjifo—. Si los participantes de estos talleres saben aprovechar las leyes de fomento y se logran establecer grupos de trabajo a nivel regional, todo lo que en estos cuatro días vimos en papel (proyectos, guiones, y conceptos) , podría representar la realización de películas muy buenas en poco tiempo.

—Ahora que han estado tan de cerca con cineastas panameños, ¿cómo creen que pueda ser la identidad del cine panameño?

—Todos los realizadores cuando escriben sus guiones hablan de lo que sienten o de lo que cuestionan o de lo que creen que deben de replicar—comenta la abogada—. Hemos encontrado varios proyectos sobre historia panameña, de la relación entre Panamá y EE.UU., también hemos visto mucho sobre esas dinámicas tan particulares que tiene este país. Tanto en tono descriptivo como en tono crítico. Eso es lo que se va a empezar a ver: situaciones o conflictos del país desde distintas miradas. A través del cine se podrán resolver muchos asuntos sobre las relaciones entre los mismo panameños.

—¿Qué se necesita para que el cine se vuelva una industria estable?

Muchos realizadores van a empezar a aprovechar la ley de cine y van a gestar sus propios proyectos— analiza Renjifo—. Si eso se hace de la man o de un aspecto for mativo y sabe cómo utilizar la ley y conocen cómo estructurar un proyecto, no sólo va a propiciar que se hagan más cosas; sino que va a ayudar a que el cine panameño se pueda vender de forma que se convierta en una industria— comenta la colombiana—. Ojalá los realizadores nacionales, aparte de aprender con este tipo de actividades quién hace qué y creen redes de negocios, puedan aprender a introducir planes de negocios y planes financieros a sus proyectos, eso es lo que realmente hace que se pase de una etapa de desarrollo a una etapa productiva de calidad.