Temas Especiales

14 de Apr de 2021

Café Estrella

‘Escribo lo que quiero leer’

PANAMÁ. Cuando se habla de Ramón Jurado en la literatura panameña, nos podemos estar refiriendo a dos autores distintos: Ramón H. Jurado...

PANAMÁ. Cuando se habla de Ramón Jurado en la literatura panameña, nos podemos estar refiriendo a dos autores distintos: Ramón H. Jurado —quien es considerado el padre de la literatura existencialista panameña gracias a su novela corta El Desván—, o Ramón Francisco Jurado, su nieto, el cual ingresó hace poco más de una década al mundo de la creación literaria con su novela Mirada Siniestra, la cual hoy es casi una lectura obligada en las escuelas panameñas.

Sobre cómo lo hace sentir esto responde: ‘¡Es alucinante! Escribí Mirada Siniestra a los 19 años como un pasatiempo y creí que hasta ahí iba a quedar. Sin embargo, con el impulso de Ricardo Ríos Torres y tras cuatro años de búsqueda de una editorial, logré que se publicara y, cuando eso ocurrió, pensé que no iba a ser más que una moda. Sin embargo, ya ha pasado un década y los muchachos de hoy se siguen maravillando con libro como los que lo leyeron cuando se estrenó. Es casi surreal el camino que ha tenido esta novela’.

Once años después del lanzamiento de Mirada Siniestra, Ramón Francisco ya va por su cuarta novela, Impulsos Taliónicos, y ha sabido ganarse un espacio en el mundo de las letras nacionales con un estilo muy personal y muy propio.

Al referirse a esta última obra, la cual estrenó durante la pasada Feria del Libro, dice el escritor que se trata de su ‘novela más internacional’.

En palabras de Jurado, Impulsos Taliónicos involucra a ‘un exagente de la inteligencia británica que se ha convertido en un asesino a sueldo; una viuda china que anda tras la búsqueda de la verdad en los escombros de su vida; una esclava sexual camboyana, y un huérfano de la historia panameña. Es una historia con mucha acción, espionaje, es algo muy internacional’, añade.

Ramón Francisco acepta que este tipo de tramas no eran para nada comunes en nuestras letras hasta apenas un par de años. Cuando se le cuestiona los porqués de esto responde: ‘los temas de las nuevas generaciones no están en el campo o en el tema canalero y de la soberanía; los escritores de esta nueva generación —y me incluyo en ellos— estamos enfocados en abordar las situaciones contemporáneas, las cosas de hoy que nos preocupan’.

Algo que también destaca Jurado es la influencia del cine en la forma de escribir: ‘El cine ha influido muchísimo. Así como adoro la literatura, adoro el cine, el teatro, la televisión: todo lo que cuente una historia. Mi estilo se basa mucho en los diálogos más que en la narración. Esto se debe en gran parte al cine. Yo tengo una película en mi cabeza. Cada formato tiene su estilo; sin embargo no se puede negar que hoy en día los unos se alimentan del otro’.

En palabras de Ramón Francisco, todos estos cambios han logrado que la literatura nacional lleve ya varios años ‘universalizándose’, lo que permite que haya ‘una producción mucho más variada y con mucho más potencial para que sea leída en cualquier latitud’.