Temas Especiales

18 de Apr de 2021

Café Estrella

Farrugia Castro: ‘Llevo la actuación en la sangre’

PANAMÁ. No es un secreto que en el teatro nacional no hay papeles para adolescentes. Sin embargo, hay un joven que, a pesar del paso de ...

PANAMÁ. No es un secreto que en el teatro nacional no hay papeles para adolescentes. Sin embargo, hay un joven que, a pesar del paso de los años, ha sabido hacer la transición de una etapa a la otra de su vida y, con todo y eso, continuar vigente como actor. Se trata de Rodrigo Farrugia Castro, mejor conocido como ‘Rodriguito’.

El quinceañero en estos momentos se encuentra participando en la obra, ‘La leyenda del Mar del Sur’ cuya breve temporada, de sólo 10 funciones, culmina mañana, domingo. En esta obra que trata sobre la ‘verdadera historia de Vasco Núñez de Balboa y el avistamiento del Pacífico’, Rodriguito personifica a uno de los caciques indígenas que guían al colonizador español a divisar ese mar desconocido por los conquistadores.

Farrugia Castro lleva en su historial un aproximado de 40 obras de teatro. ‘La leyenda del mar del sur’ es apenas su cuarta producción no infantil (participó en dos versiones del musical ‘Maestra Vida’, en ’Jesucristo Súper Estrella’, y en la comedia ‘Échale la culpa a cupido’).

Sobre cómo terminó en esta obra de corte histórico y cómo se siente, dice: ‘un día Manuel Paz (dramaturgo y uno de los productores de la obra) me llamó en pleno recreo para decirme que tenía un personaje pensado para mí; pero que tenía que audicionar antes. Pasé por el proceso y al poco tiempo me llamaron. Después de estar en tantas obras enfocadas al público infantil, estar en ‘La Leyenda del Mar del Sur’ es parte de algo que eventualmente tenía que suceder. Es un gran reto, porque es algo totalmente diferente. Es parte de un proceso, pues yo quiero seguir en esto aún después de salir de la escuela, cuando sea adulto’.

EL INESPERADO INICIO

‘Mi papá, Rodrígo Farrugia, estaba actuando en la serie ‘Así es el barrio’. Un día lo acompañé y cada vez que iban hacer el conteo para iniciar la escena, yo decía ‘acción’. Mi papá pensó que la producción se iba a molestar; pero al día siguiente lo llamaron porque querían que fuera a grabar unas escenas. Eso fue en el 2003, en ese momento tenía sólo 4 años’, narra Rodriguito quien añade: ‘Mi primera oportunidad en un escenario me la dieron Neysa Ferguson, Javier Ballesteros y Daniel Gómez Nates. Me dieron el papel de huérfano. A mí me gustó mucho y decidí continuar con lo que hacía mi papá’.

De aquel instante hasta hoy, han transcurrido 10 años. Una década en la que la vida del alumno del IPA ha transcurrido de manera distinta a otros jóvenes de su edad entre ensayos, escenarios y personajes por recrear. Al preguntarle si esta vida no ha sido difícil y si no quisiera a veces ser como sus compañeros, comenta: ‘Muchas veces me ha ocurrido que me invitan a la playa y no puedo ir por estar en obra o que tengo un quinceaños pero tengo función. Cuando te gusta algo, sacrificas todo’.

Pero, añade el también jugador de fútbol americano, llevar este tipo de vida tiene grandes ventajas: ‘Gracias al teatro soy mucho más responsable y organizado. Me ha enseñado a ser maduro y comprender que un trabajo, cualquiera que sea, no es un relajo’.

FUTURO

‘Realmente aún no sé que voy a hacer con mi vida luego de la escuela’; empero, por más contradictorio que suene, dice que le gustaría estudiar algo relacionado con producción televisiva, así como aprender más de otros aspectos del teatro. ‘Me gustaría también crear la primera agencia de manejadores o managers en Panamá. Cuando sea adulto seguiré actuando, siempre lo haré. Me veo actuando por el resto de mi vida, quiero inculcárselo a mis futuros hijos, a mi familia y que siga esto en nuestra sangre.