Temas Especiales

31 de Mar de 2020

Café Estrella

Néstor Torres en Panamá

PANAMÁ. ‘Cuando me preguntaron qué instrumento quería estudiar, vi en la pizarra una fotografía de una flauta y noté que era diferente, ...

PANAMÁ. ‘Cuando me preguntaron qué instrumento quería estudiar, vi en la pizarra una fotografía de una flauta y noté que era diferente, me dio curiosidad y así empecé’, dice con cariño Néstor Torres al recordar cómo inició su carrera profesional.

Él es un flautista de profesión cuya su carrera lo ha llevado a tocar con grandes como Tito Fuentes, Héctor Lavoe y Justo Bethancourth, entre otros y ahora se posiciona como solista.

Como mentor el flautista puertoriqueño menciona al panameño Mauricio Smith, él lo impulsó en la carrera ya que sus inicios fueron en una banda de música de charanga donde Smith tocaba.

Al tener más experiencia el flautista comienza a incursionar como solista haciendo dos discos en Miami con música instrumental mezclada con Jazz.

LA PROFESIÓN DE FLAUTISTA

Para interpretar la música, dice el maestro que se trata de un grupo de reglas tratando de aplicarlas, ‘poco a poco se va desarrollando tu estilo y así se crea la música que te caracteriza’.

A Néstor la música le ha enseñado a escuchar, cuando está en un escenario debe poner atención a los otros músicos, a interactuar con otras personas, tratar de adaptarse y saber cómo expresarse dentro del ambiente musical.

La profesión de Néstor, además de ser su trabajo, se convierte en una pasión. Él menciona una característica específica que lo convierte en misión. Una misión porque quiere dar su talento, su don artístico al servicio, ya que como ama lo que hace y quiere compartirlo. Eso establece un vínculo y da una oportunidad para demostrar sentimientos. En el caso de que no hay letras, solo es instrumental, la interpretación musical debe inspirar y a la vez dar gracias, así es como Néstor quiere llegar a su público.

Todo tiene su contra parte y Néstor lo tiene muy claro, ya que al momento de decir qué era lo más difícil de su profesión, no dudó y salieron de su boca las palabras: el negocio.

El elemento de inconsistencia, incertidumbre cuando se gana la vida en hacer un trabajo con algo intangible es delicado, pero a la larga satisfactorio.