Temas Especiales

27 de Nov de 2020

Café Estrella

Frente al maestro

PANAMÁ. Hay veces que las circunstancias hacen que de una película se digan cosas que nunca hubiese pensado su autor antes del estreno. ...

PANAMÁ. Hay veces que las circunstancias hacen que de una película se digan cosas que nunca hubiese pensado su autor antes del estreno. Y eso le sucedió a David O. Russell cuando La gran estafa americana llegó a las salas de cine de muchos países al mismo tiempo que El Lobo de Wall Street, la nueva gran película de Martin Scorsese.

Esa pequeña casualidad fue la que generó que muchos comenzaran a compararlas e incluso a decir que el estilo enérgico y por momentos desaforado de Russell es una simple copia del de Scorsese. Pero eso no es cierto. Más allá de una clara y sana influencia scorseseana (ojalá muchos la tuvieran), Escándalo Americano nos muestra un estilo propio desde su primera escena.

Vale mencionar que David O. Russell llamó la atención por primera vez en los noventa, hace ya tiempo, con Tres Reyes (1999) y Extrañas coincidencias (2004). Pero fue hace pocos años, con El ganador (2010) y la comedia dramática El lado luminoso de la vida (2012) que finalmente logró llegar a la grandes ligas, lugar que bien merecido lo tiene.