Temas Especiales

14 de May de 2021

Café Estrella

Coaching de equipos: El todo más que la suma de las partes

Es necesario hacer que el todo cree más valor que la suma de las partes, que cada miembro del equipo asuma la responsabilidad de su contribución, así como del funcionamiento de todo el equipo

Coaching de equipos: El todo más que la suma de las partesShutterstock

El equipo, como una unidad de trabajo, es hoy un elemento crítico para el éxito de casi cualquier esfuerzo organizacional. Esta es una aseveración que muy poco se puede cuestionar.

En el estudio de Deloitte Human Capital Trends 2016, la preocupación No.1 entre más de 7,000 compañías (en más de 130 países) fue cómo rediseñar la estructura organizacional para las condiciones actuales. La conclusión fue moverse a lo que Deloitte denomina una “red de equipos”. La pandemia ha causado una amplificación de este efecto, haciendo que la eficacia de los equipos de trabajo sea aún más clave para el éxito de la organización.

Es por esto por lo que el coaching de equipos es una modalidad cada vez más importante en las organizaciones para alcanzar de forma consistente y duradera un alto nivel de rendimiento, alienando los equipos alrededor de un propósito y objetivos colectivos.

Es necesario hacer que el todo cree más valor que la suma de las partes, que cada miembro del equipo asuma la responsabilidad de su contribución (liderazgo individual), así como del funcionamiento de todo el equipo (liderazgo colectivo). El equipo debe ser un equipo de aprendizaje, donde los miembros, en conjunto, se desarrollen y adapten a la velocidad cada vez mayor del cambio y a la creciente complejidad, incertidumbre y ambigüedad.

El coach de equipos trabaja con equipos en tiempo real, con una perspectiva sistémica de las necesidades y retos de las partes interesadas, para expandir autoconciencia, profundizar capacidades y ampliar habilidades. De esta manera se pueden transformar los niveles de efectividad, cohesión, aprendizaje y desempeño.

Otras modalidades de intervención a nivel de equipos incluyen: facilitación, capacitación, “team building”, y consultoría. Exploraremos estas y como se diferencian del coaching de equipos. Cada una de estas prácticas profesionales tiene valor, y cada una es apropiada en ciertas circunstancias. Lo importante es ser claro en un momento dado sobre cuál es la necesidad que estamos tratando de satisfacer.

Facilitación de equipos: Sirve para gestionar el trabajo en equipo, en tiempo real, en la implementación de un proceso o de una herramienta, para alcanzar una meta. El facilitador promueve el diálogo y la claridad. Generalmente es por un período corto y el enfoque debe de colocarse en que el equipo colabore para la obtención del resultado pretendido.

Capacitación de equipos: Es aprendizaje a través de lectura, clases o ejercicios. El tiempo también es corto e incrementa el conocimiento en un área específica. Es, en esencia, adquisición de nuevos conocimiento o desarrollo de habilidades.

“Team Building”: Funciona a través de juegos, simulaciones y otras experiencias organizadas durante eventos especiales. Resulta en mayor entusiasmo, cohesión, confianza y respeto entre los participantes. La duración es aún más corta y su impacto también.

Consultoría de equipos: Dirigida por un experto en la materia, enfocada en proponer soluciones y recomendaciones para implementación. El tiempo es variable y se basa en un mapa de trabajo que se necesita lograr para llegar a la meta deseada.

Coaching de equipos: Es un proceso de medio a largo plazo, en que el enfoque es el equipo como un sistema, en que se promueven cambios sostenibles en el tiempo. El coach trabaja con el equipo en alianza, con intervenciones regulares y/o sesiones de trabajo. El coach desafía al equipo a observar y reflexionar acerca de cómo está operando, y cómo estos patrones de interacción están afectando su rendimiento. El coach ayuda al equipo a atender las necesidades de sus “stakeholders” o partes interesadas, y lo acompaña a expandir el propósito y visión común. En respuesta, el equipo realiza ajustes específicos para incrementar sus fortalezas y desarrollarse en áreas de oportunidad de mejora, integrando los aprendizajes. El coaching de equipos es diferente del coaching de grupos, por su intervención más profunda y sistémica con el equipo como un todo.

El coaching de equipos, con utilización creciente a nivel mundial para el desarrollo de equipos y organizaciones, es así un proceso de aprendizaje colectivo, con el potencial de impactar de forma transformadora a nivel individual, intrapersonal, de performance y resultados, y de relaciones y conexiones con partes interesadas, en integración con el entorno organizacional y global.

Alberto Navarro, es coach ejecutivo y coach de equipos, acreditado Professional Certified Coach (PCC) por ICF. Vicepresidente de la directiva de ICF capítulo Panamá.

Fátima Ribeiro, es Coach en procesos de desarrollo profesional, liderazgo y equipos, credencializado Associated Certified Coach (ACC) por ICF. Miembro de la Directiva de ICF Capítulo Panamá.