15 de Ago de 2022

Cine

Búsqueda Implacable 3: ¿La tercera es la vencida?

Se repite la fórmula de los filmes anteriores en esta nueva entrega, una película pensada para que la acción sea el centro de atención

Búsqueda Implacable 3: ¿La tercera es la vencida?
Búsqueda Implacable 3: ¿La tercera es la vencida?

Cuando se estrenó la primera parte de Búsqueda implacable , en 2008, nadie esperaba que la película se convirtiera en un éxito. La idea del francés Luc Besson, productor y líder del proyecto, era hacer un poco de cine de acción a lo Hollywood con un presupuesto reducido y, si se podía, contratando a un actor reconocido.

Fue así, casi sin querer, que esa película pensada para salir directamente en DVD logró recaudar 226 millones de dólares. Una ganancia sorprendente si se tiene en cuenta los apenas 25 millones que costó su realización. Este esquema se volvió a repetir, además, en 2012, cuando la segunda parte recaudó 376 millones con un presupuesto de 45.

Habían dicho que no habría una tercera parte. Pero el éxito pudo más, y ahora llega Búsqueda implacable 3 . Liam Neeson, que con esta saga se convirtió en una inesperada estrella veterana del cine de acción, vuelve a interpretar a Bryan Mills, una especie de agente secreto jubilado con habilidades mortales y mucha predisposición a la acción.

Y aunque proteja a los buenos, no nos engañemos: Mills es un asesino que no dudará en matar a todo aquel que se interponga en el camino de salvar a su familia, al estilo de las viejas sagas de acción de los ochenta, donde el protagonista se dedica a matar gente y salvar a los suyos como si fuera lo único que podría hacer en el mundo.

La saga Búsqueda implacable fue creada justamente de esa manera: pensando en que la acción sea el centro de la escena, más allá de a quién secuestren o asesinen. En este tipo de películas lo importante no es el por qué, sino el cómo. El cómo se mata, el cómo se escapa, el cómo sigue viviendo, cómo salvará a su hija o cómo logrará salir vivo de cada situación.