Temas Especiales

02 de Jun de 2020

Cine

Rescate a ciegas

Fue en noviembre de 1951 que arreglaron su primera cita a ciegas

H acía semanas que Bernie Webber (Chris Pine) y Miriam (Holliday Grainger) hablaban por teléfono. No se conocían en persona pero una historia de amor comenzaba a formarse entre ellos. Fue en noviembre de 1951 que arreglaron su primera cita a ciegas. Se encontraron en el bar del pueblo costero en el que ambos vivían y sus primeras miradas confirmaron lo que sentían al escuchar las voces del otro de la línea.

A los pocos meses, ella le propuso matrimonio. Él aceptó después de algunas vueltas. Ninguno de los dos se imaginaba que al día siguiente, el 18 de febrero de 1952, una feroz tormenta invernal partiría en dos —literalmente en dos— a un buque petrolero y Webber, miembro de la guardia costera del pueblo, debería salir a su rescate con un pequeño bote salvavidas de madera para convertirse en héroe.

Esta historia, que sucedió en la vida real y que es considerada el rescate más grande de la historia de Estados Unidos, sin duda era digna de convertirse en una película épica. En este caso, sin embargo, nos llega la versión de Disney, en la que el heroísmo está en primer plano, por supuesto, pero se trata antes que nada de una historia de amor incondicional y de esperanza.

Horas contadas , dirigida por Craig Gillespie —el mismo de Un golpe de talento (2014) y la recomendable Lars y la chica real (2007)—, es un drama en el que, como dice su título, cada hora cuenta y es fundamental para la vida de los que quedaron en la mitad del barco que no se hundió.

Sin capitán, sin timón, y con un nivel de agua que crece a la velocidad del agua entrando en el Titanic, la única opción que tiene la tripulación sobreviviente es retrasar el hundimiento la mayor cantidad de tiempo posible y esperar un rescate improbable, ya que tampoco funciona la radio.

ENTRE TIERRA Y MAR

La historia de esta película se divide en dos escenarios muy claros y sin contacto entre sí. Por un lado, el de tierra firme, con la prometida Bernie, el héroe impensado de Webber, el suboficial Daniel Cluff (Eric Bana) y un pueblo muy al estilo de los años cincuenta que espera impaciente.

Por el otro, el escenario de la mitad del buque petrolero que se mantiene a flote entre temperaturas glaciales, vientos huracanados y olas de 20 metros de altura. Es dentro de él donde sucede todo lo realmente interesante, y es así gracias a un segundo héroe solitario y poco querido por el resto de la tripulación interpretado por Casey Affleck. Gran conocedor del mar y del buque, este personaje es quien se las ingenia para mantener el SS Pendleton a flote.

Es de este lado de la película, con toda la tripulación a la deriva, en el que transcurren las escenas más memorables. Y, aunque Affleck no es el primer protagonista, definitivamente se convierte en el punto brillante de la historia, siempre enfrentando a la adversidad a ciegas, al igual que los novios comprometidos. Porque antes que una película épica, esta es sobre la esperanza, el amor y la vida. Bien a lo Disney.

==========

HISTORIAS REALES

Una historia bien contada

Podría haber sido para ‘Mad Max', para ‘Misión Rescate' o para ‘El renacido'. Contra todo pronóstico, sin embargo, el premio a Mejor Película en los Oscar del domingo pasado fue para ‘En primera plana', una película que no es espectacular desde la técnica ni tampoco muestra efectos especiales increíbles.

La gran ganadora de la noche fue la película dirigida por Tom McCarthy por otra virtud muy distinta: tiene una historia bien contada, que involucra la censura y la ética periodística. No es casual que también se haya ganado el Oscar a Mejor Guión Original. Pero más interesante aún es que su triunfo marca una revalorización de la historia en el cine hollywoodense, algo que el cine comercial muchas veces tiende a olvidar.

En este grupo se enmarca el estreno de Disney de esta semana: ‘Horas contadas', una película sobre el mayor rescate de la Guardia Costera en Estados Unidos, en la que los efectos especiales (que sin duda no son lo mejor del film) quedan en un segundo plano.