28 de Feb de 2020

Cine

'Durán unió al país en los momentos de crisis'

Edgar Ramírez habló en Panamá sobre su rol como el 'Cholo'. Una historia que ha inspirado al país en sus etapas más complejas

En Venezuela, su tierra natal, Edgar Ramírez estudió periodismo, motivado por su interés por la naturaleza humana. Pero a los 24 años decidió cambiar de rumbo y convertirse en actor. ‘Comencé a nadar mar adentro y no guardé energías para el retorno', aseguró el actor venezolano durante una rueda de prensa realizada el viernes pasado en el Casco Viejo, en el marco del Festival Internacional de Cine de Panamá.

La pasión antes del miedo. Esta es la consigna que ha impulsado la carrera cinematográfica de Ramírez, una que lo ha llevado a interpretar personajes como Ilich Ramírez Sánchez -mejor conocido como ‘Carlos, El chacal'-, Simón Bolívar y Roberto ‘Mano de piedra' Durán.

Aunque los cinéfilos deberán esperar hasta el 26 de agosto para apreciar la encarnación de Ramírez como ‘El Cholo', en la película Hands Of Stone , el actor adelantó que lo que se verá en la pantalla grande es el producto de una investigación que acometió durante los meses que compartió en Panamá junto al boxeador y su hijo, Robin Durán, que también aparece en la cinta dirigida por el venezolano Jonathan Jackubowicz. ‘Para mí representa un honor y un privilegio muy grande la oportunidad de interpretar al boxeador latinoamericano más legendario de la historia, quien ha logrado unir a este país en los momentos más difíciles... como fue en los años previos y posteriores a la firma de los Tratados Torrijos Carter', enfatizó Ramírez.

Ante un Istmo sacudido, vapuleado por la avalancha mediática desatada por los ‘Panama Papers', Ramírez cree que Durán puede nuevamente erigirse como un icono que aglutine a la identidad panameña. Al actor le reconforta contar la historia de un latinoamericano que ‘sea bueno y ejemplar', ya que, por lo regular, en América Latina ‘se llevan los malos a la pantalla grande'.

Ramírez, quien acostumbra a residir en los países donde filma, aseguró que disfruta de la hospitalidad de los panameños y que no percibe diferencias de temperamento entre éstos y venezolanos. ‘Panamá tiene todas las ventajas de una gran ciudad, pero el espíritu de una pequeña', aseguró.

DELANTE, NO DETRÁS DE LA CÁMARA

Ayer Ramírez participó de la charla ‘¿Cómo romper las barreras de distribución en el mercado de América Latina?', dictada en el marco del Festival Internacional de Panamá. Además de actor, Ramírez cuenta con experiencia como productor de películas como El libertador y Desde allá .

Acerca de su labor como productor, comentó que se trata de un ‘paso natural' para un actor. ‘Estoy empezando a producir, sobre todo películas en las que están involucrados amigos muy cercanos, cintas que puedo ayudar a empujar', indicó.

Acerca de la cinta Desde allá , señaló que se trata de un ‘guión que conozco desde su origen', dada su amistad con Lorenzo Vigas Castes, su director. ‘Nuestras carreras comenzaron juntas en Venezuela. Desde entonces hemos jugado con la posibilidad de hacer una película, pero él siempre me decía que era muy joven o viejo para aparecer en el filme'.

Inquerido ante la posibilidad de incursionar también como director, Ramírez enfatizó que todavía se encuentra construyendo un lenguaje como actor. ‘Todavía estoy explorando. Hay muchos papeles que deseo hacer y cosas que quiero explorar delante de la cámara. La dirección no lo veo como algo a corto plazo, ni siquiera a largo', explicó.

ENTRE EL BLOCKBUSTER Y EL CINE DE AUTOR

Como actor Ramírez no discrimina. Igual puede aparecer en una megaproducción como Wrath Of The Titans o ponerse a las órdenes de un director de estética exquisita, como Steven Soderbergh. ‘Creo que la rentabilidad y la calidad de una película no son variables mutuamente excluyentes. No todo tiene que ser cine espectáculo, cine de masas. Existe otro tipo de cine. Nadie está cerrado a hacer una película cruda, que también tenga un impacto en la taquilla', precisó.

El actor se refirió a la brecha que existe entre el cine de Hollywood y el Iberoamericano, donde al primero se le cataloga como ‘comercial y grande', y el segundo como ‘pequeño y sesudo'. ‘El principal reto a superar es la distribución y la presencia en las salas. En términos de calidad, tanto de temática como técnica, se trata de un asunto completamente superado. Tenemos un cine muy fuerte, potente y competitivo. Hay muchos realizadores que están logrando que la mirada del público latinoamericano se vuelva hacia su propio cine', expresó.

Subrayó la necesidad de superar la contradicción de ‘que es más fácil ver una película chilena, argentina o venezolana en Nueva York, Los Ángeles y París, que en Santiago, Buenos Aires o Santiago'. Considera que hace falta explotar al máximo la ventajas de un mercado con similitudes culturales inéditas, ‘con 19 países que hablan el segundo idioma más hablado en el planeta, después del mandarín'.

Recordó que cuando comenzó en el cine las películas todavía se hacían en celuloide, con el sonido del proyector que sumía al espectador en un ‘estado de meditación'. A pesar de la nostalgia, considera que las nuevas tecnologías y plataformas han hecho ‘que mucha gente se anime a contar historias'. ‘Al final el cine es espíritu, no un formato, porque hay una forma de contar historias, una profundidad, independientemente si lo ves en tu ordenador o en tu smartphone... Me parece maravilloso que en una época en la que se nos sugiere que supuestamente nos entendemos menos, un grupo de desconocidos entren a una sala a oscuras y compartan una experiencia', expresó.

==========

‘Panamá tiene todas las ventajas de una gran ciudad, pero el espíritu de una pequeña'.

==========

EDGAR RAMÍREZ

Edgar Ramírez estudió periodismo, motivado por su interés por la naturaleza humana. Pero a los 24 años decidió cambiar de rumbo y convertirse en actor. En su carrera ha interpretado personajes como Ilich Ramírez Sánchez -mejor conocido como ‘Carlos, El chacal'-, Simón Bolívar y Roberto ‘Mano de piedra' Durán. También se ha desempeñado como productor de las cintas ‘El libertador' y ‘Desde allá'.