Temas Especiales

24 de Feb de 2021

Cine

El cine nazi más allá de Leni Riefenstahl

El español Marco Da Costa arroja luz sobre esa producción en el libro ‘El cine del III Reich'

El cine nazi más allá de Leni Riefenstahl
El cine nazi más allá de Leni Riefenstahl

La industria cinematográfica nazi produjo más de 1,200 títulos entre 1933 y 1945, pero la mayoría siguen siendo hoy grandes desconocidos para público y crítica.

El español Marco Da Costa arroja luz sobre esa producción en el libro ‘El cine del III Reich'.

Según el autor, las películas de Leni Riefenstahl, como El triunfo de la voluntad u Olympia , son sólo la punta del iceberg de un fenómeno marginado durante décadas, no sin poderosas razones, como su dudosa calidad, la férrea censura goebbeliana y la condena moral del antisemitismo y todo lo relacionado con el Führer.

A ello hay que añadir las dificultades de acceso a los filmes más representativos: la Fundación Murnau tiene los derechos de unas 40 películas que, 70 años después del final de la guerra, sólo se pueden ver en sesiones especiales con una introducción de un experto. O la idea ampliamente instalada de que la ‘fuga de cerebros' a Hollywood -desde Fritz Lang a Billy Wilder, Marlene Dietrich o Peter Lorre- había dejado desierto el panorama artístico alemán.

Sin embargo, Da Costa, licenciado en Filología Hispánica y autor de varios volúmenes sobre cine, demuestra que no todo lo que en aquellos años salió de la UFA, la Terra Filmkunst y Tobis-Filmkunst -las tres grandes ‘majors' alemanas de la época- era desechable, ni mucho menos.

‘La propaganda y la férrea censura no consiguieron ahogar del todo un impulso creativo que hasta 1933 había protagonizado la aventura cinematográfica más deslumbrante del planeta', señala en el prólogo el escritor y académico Luis Alberto de Cuenca.

En las páginas del libro (editado por Notorius) se recogen cumbres del cine fantástico como Las aventuras del Barón Münchausen (1943), protagonizada por el galán Hans Albers y con despliegue de efectos especiales, ejemplo de que los nazis entendieron perfectamente el poder del cine como válvula de escape. O Fährmann María (1936), de Frank Wisbar, un cuento moral de estética expresionista -pese a que los nazis habían tachado a este movimiento como ‘arte degenerado'- y que el autor compara con "Las tres luces" (1921) de Fritz Lang.

Otra joya oculta es Víctor o Victoria (1933), la película en la que se inspiró Blake Edwards para su comedia con Julie Andrews y que debió coger desprevenido a Goebbels, recién nombrado ministro de Propaganda, ya que la relajación moral del mundo artístico no era precisamente lo que el nazismo consideraba edificante. El libro incluye también rarezas como un Sherlock Holmes (1937) con Albers en la piel del personaje más emblemático de la literatura de Inglaterra, país enemigo de Alemania.

O un Titanic (1943) previo al blockbuster de James Cameron, mucho menos azucarado, dirigido por Herbert Selpin y utilizado como arma propagandística para desacreditar a los británicos.

El ‘desmontaje' del cine nazi pone evidencia contradicciones del régimen, por ejemplo en el tratamiento de la homosexualidad, condenada por el Código Penal, pero con excepciones como la de Gustaf Grundgens, director del principal teatro de Berlín. También el hecho de que Hitler permitiera trabajar al director judío Reinhold Schünzel, y hasta le otorgara el título de ario honorario.

Marco Da Costa asegura, que, ‘el cine en el III Reich' aspira a contribuir a derribar el tabú en torno a la filmografía nazi, de modo que ‘deje de ser un enigma para sectarios iniciados y se convierta en un capítulo más de la historia del cine, sin restricciones'.