Temas Especiales

22 de Sep de 2020

Cultura

Sexualidad y juventud

U no de cada 5 niños nacidos en nuestro país es hijo de una madre adolescente. Sin embargo, para hablar de sexo en las escuelas todavía ...

U no de cada 5 niños nacidos en nuestro país es hijo de una madre adolescente. Sin embargo, para hablar de sexo en las escuelas todavía se libra una batalla titánica. Ni las estadísticas de embarazos precoces, abortos, enfermedades de transmisión sexual, SIDA y el evidente desconocimiento de los jóvenes en materia sexual parecen conciliar las opiniones de los diferentes frentes para iniciar pronto una oportuna y eficaz educación. Esto no significa en modo alguno abrir las puertas al libertinaje que de hecho se produce, solapadamente, bajo las narices de los adultos.

España, Italia y otros países conservadores y católicos, han tomado el toro por los cuernos y en consideración a las cifras han puesto en marcha en las escuelas un programa de educación sexual y reproductiva, desde primaria. ¿Por qué la necesidad? Porque la ignorancia lleva a los jóvenes a enfrentar problemas que pueden evitarse.

En Holanda, por ejemplo, se ha reducido la cifra de abortos, desde que la mitad de los colegios de primaria enseña educación sexual. En un país joven como Panamá, donde de los tres y tantos millones de habitantes, casi la mitad son menores de 19 años, una tasa de embarazos de 18% y de SIDA por encima del 10% es para alarmarse. Por otra parte, la Organización Mundial de la Salud estima que cerca de 330 millones de nuevas infecciones de transmisión sexual ocurren cada año, y que un tercio de ellas se dan en menores de 25 años. En cuanto al SIDA más del 60 % se trata de mujeres. En Panamá, esa tasa crece más rápido entre mujeres que en hombres. De manera que hablar de sexo responsable es imperativo. Sumado a esto, en América Latina la vida sexual empieza alrededor de los 14 años y el 50%, de los menores de 17, lleva una vida sexual activa, razón más que suficiente para hacer algo ya.