Temas Especiales

27 de Oct de 2020

Cultura

‘Que no cunda el pánico’

P. or estos días casi todos hablan de la recesión y del duro año que será 2009. Desde cuando comenzaron las caídas de las principales Bo...

P. or estos días casi todos hablan de la recesión y del duro año que será 2009. Desde cuando comenzaron las caídas de las principales Bolsas no ha pasado un día sin que se mencionen las palabras 'miedo', 'crisis' o 'debacle' en los medios.

Las imágenes de los comisionistas de Bolsa desesperados y los anuncios de despidos en las más grandes empresas son pan de cada día.

Ante esa situación de incertidumbre, no es extraño que la mayoría de personas ya esté actuando para reducir sus gastos y posponer sus inversiones. "Yo iba a comprar un carro, pero ahora con la crisis, voy a esperar. En materia de gastos estoy quieta en primera", dice Luz Stella Montes, aun cuando su situación económica no ha cambiado. Desde pequeños negocios hasta empresas multinacionales están tomando medidas de precaución como aplazar proyectos, despedir empleados y limitar aumentos de sueldo.

Mark Salmon, profesor del Warwick Bussiness School, considera que los individuos y las empresas han actuado "de manera racional ante un ries incrementado real", como se lo dijo al diario británico The Guardian.

En la coyuntura actual, los expertos señalan que si todos reducen sus gastos personales mensuales, habrá menos ventas en el mundo y, como consecuencia, algunos perderán su puesto, con lo cual inevitablemente se llegará a la situación que tanto han pronosticado los medios de comunicación. El miedo es un elemento protector pero, cuando es exagerado, puede llevar a la persona a tomar decisiones equivocadas.

Por eso no se descarta que por un temor azuzado por los rumores se produzca lo que los sicólogos llaman una profecía autocumplida, concepto desarrollado por el sociólogo Robert Merton, que explica aquellas situaciones en que un hecho definido por muchos como verdadero, sin indagar si lo es o no, termina teniendo efectos reales.

Es lo que sucede en un viejo cuento de Gabriel García Márquez, en el que una abuela amanece con el presentimiento de que algo muy grave va a suceder en su pueblo. Le cuenta a su hijo y él propaga el rumor por todo el pueblo. Algunos estudios científicos muestran que el miedo es altamente contagioso. ©PUBLICACIONES SEMANA