23 de Feb de 2020

Cultura

Valiente mundo nuevo

NUEVA YORK. Hace un año la casa de subastas Phillips de Pury parecía una fiesta de invitados felices. Mujeres y hombres jóvenes brinda...

NUEVA YORK. Hace un año la casa de subastas Phillips de Pury parecía una fiesta de invitados felices. Mujeres y hombres jóvenes brindaban después de las principales subastas del año por el buen momento de las ventas.

No obstante, a finales de 2008, la palabra recesión parecía rondar en el ambiente de todas las subastas.

Las alarmas se encendieron el mes de octubre pasado, en la famosa subasta de Arte Chino Contemporáneo de Sotheby’s, que se llevó a cabo en Hong Kong. El 40 % de obras no se vendió. Las subastas realizadas a finales de noviembre de 2008 en Nueva York mostraron que el arte no está exento de la crisis. Cientos de obras de grandes artistas simplemente no encontraron compradores.

En 2008, el total de ventas fue el más bajo de los últimos cinco años y la cantidad de obras ofrecidas en subastas son un tercio menos que en años anteriores. No cabe duda que el ‘boom’ del mercado de arte ha terminado. A lo mejor, en medio de la crisis, las casas de subastas aprendan la lección de vender arte como arte y no como un vacuo objeto de inversión inflado por la publicidad mediática. ©PUBLICACIONES SEMANA