08 de Dic de 2022

Cultura

Comparsas, alma del Carnaval

PANAMÁ. Suenan los tambores que llegaron con los esclavos del África lejana en tiempos de la colonia. Repican las campanas y la gente ...

PANAMÁ. Suenan los tambores que llegaron con los esclavos del África lejana en tiempos de la colonia. Repican las campanas y la gente siente y disfruta al ritmo de las comparsas y no hay quién se quede sin bailar, pues se dejan atrás el estrés del acontecer diario.

A bailar, a cantar, pues las comparsas están pasando. El origen de las comparsas, puede ubicarse en los tiempos de la segunda mitad del siglo XIX del Panamá colombiano, cuando la política generaba encendidas pasiones entre los liberales del arrabal de Santa Ana, contra los conservadores de San Felipe. Los santaneros al ritmo de un tambor paseaban las calles cantando pregones contra los gobernantes de turno.

Una vez cuando Buenaventura Correoso, líder del arrabal y presidente del istmo en los tiempos del Estado Federal estuvo preso en Las Bóvedas, los grupos de copartidarios con la marea seca se acercaban a la ventana de su celda, y con tambores y cantos lo animaban a resistir.

Los carnavales eran fiestas arrabaleras importantes y sus habitantes se agrupaban al ritmo de tambores para gozar durante esos días.

Las crónicas de La Estrella de Panamá relatan de los bailes nocturnos de los carnavales de Santa Ana y cómo atraían a gente de la sociedad que tapaban sus rostros con antifaces con el fin de mantenerse incógnitos.

Ya en la época republicana los carnavales se convirtieron en fiestas oficiales y aristocráticas, pero las comparsas de los diferentes barrios siguieron participando.